AVISO IMPORTANTE

¡BIENVENIDOS AL NUEVO PORTAL GUILLERMOBARBA.COM!

Estimados lectores de Inteligencia Financiera Global: Este blog se ha mudado definitivamente al nuevo portal de GuillermoBarba.com . Agr...

viernes, 21 de diciembre de 2012

MÉXICO 2013, ¿DE VERAS ANDAMOS TAN BIEN?

Imagen: CNNExpansión

Ayer se cumplieron 18 años de la devaluación que golpeó a nuestro peso, y que desencadenó una de las peores crisis económicas que hayamos vivido, cuyos efectos en el mundo se conocieron como el “Efecto Tequila”.

Cabe recordar que solo unos años antes, México se había vuelto el país de moda en el mundo, del que todos hablaban como si estuviera viviendo una especie de milagro económico. Por desgracia, ese sueño terminó pronto.

Es conveniente recordarlo, pues ya casi se acaba este año y como siempre, llegan los pronósticos para 2013 que contrastan mucho, pues por un lado algunos analistas prevén que será un año de recuperación de la crisis, y por otro, está una minoría de expertos que advierte que será un año más de muchos contratiempos.

En este blog le he presentado antes elementos suficientes que nos permiten anticipar, que en efecto hay una alta probabilidad de que el año que viene sea uno muy complicado. Lo más importante para nosotros, es que no nos perdamos en el optimismo que abunda en el ambiente, como ya nos ocurrió en esa lejana crisis.

Y es que por todos lados se puede leer y escuchar, que México tiene sólidos fundamentos económicos, que nuestros problemas de deuda externa y déficit fiscal son muy manejables, en fin, se convirtió ya en un lugar común. Parece como si estuviéramos viviendo un tipo de mini auge.

La desventaja de un clima tan confiado como este, es que los choques externos pueden tomarnos por sorpresa y demostrarnos, como ya nos pasó en 2008 y 2009, que no estábamos tan preparados como creíamos.

Tenemos una bolsa de valores que no deja de probar nuevos máximos históricos y que tuvo en 2012 el mejor año de su historia, un peso mexicano que se fortalece bajando al dólar de la barrera de los 13 pesos. También, reservas internacionales como nunca antes y una línea de crédito del FMI para casos de emergencia.

Sí. Todo esto puede ayudar, pero no podemos cerrar los ojos a que en gran parte, esta aparente fortaleza se debe a la enorme oleada de dólares, sin precedentes, que ha salido de Estados Unidos para venir aquí, como capitales de corto plazo a obtener ganancias, gracias a los estímulos monetarios (QE, en inglés) de la Reserva Federal de ese país.

Estos no son otra cosa que creación de billetes verdes que continúan inundando el mundo, generando una falsa sensación de prosperidad que tendrá que terminar.

Dicho de otro modo, no es que México tenga un especial atractivo y fortaleza sin par, sino que esos flujos de capital en realidad, no tienen muchas alternativas más que inflar burbujas fuera de Estados Unidos, como las de los propios bonos mexicanos. Por desgracia, no hay burbuja que no reviente.

Si abundan los dólares todo se ve mejor, pero la realidad es que no siempre se van a querer quedar aquí, y cuando salgan, podrían desestabilizarnos otra vez a gran escala.

Por eso, hay que reconocer que el paquete económico que propuso el Presidente Peña Nieto para 2013, y del que se acaba de aprobar el Presupuesto, sin duda va en el sentido correcto de mantener una disciplina en el gasto con el déficit cero, y procurar la austeridad.

Este gobierno se nota dispuesto a que no le pase como al anterior, que pensaba que sólo sería un “catarrito” y lo que nos golpeó, fue una gran recesión. En ese entonces también se quiso descargar culpa diciendo que la crisis vino de fuera, como si no si hubiera podido prever ni hacer nada para atenuar sus efectos.

Hoy en cambio es muy positivo que el gobierno de la República se note más responsable y realista, frente al turbio panorama que se vislumbra, y esté tomando las previsiones necesarias.

Sin embargo, no todo le toca al gobierno. A escala individual es muy importante que hagamos nuestra tarea: ser responsables en nuestros gastos, no excedernos y guardar para después, si es en onzas de plata Libertad pues qué mejor.

No pierda de vista que la cuesta de enero, ya está a la vuelta de la esquina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada