viernes, 3 de julio de 2015

GRECIA, SÍ O NO

El domingo se celebrará en Grecia el referéndum para saber si el pueblo acepta o no los términos y condiciones que sus acreedores les quieren imponer, a cambio de más ayuda financiera. Hay al menos dos escenarios posibles. Si los griegos votan en su mayoría por el “sí”, es previsible de entrada que el actual gobierno de izquierda radical que encabeza el primer ministro Alexis Tsipras, se vaya del poder. Por ello Tsipras está en campaña abierta por el “no”: es su as bajo la manga. Si fracasa, nada más tiene que hacer al frente del gobierno.

En cambio si gana el no, Atenas tendría todas las cartas en su mano: nadie le podría exigir que hiciera lo contrario a lo que sus ciudadanos le han mandado.

A pesar de que del otro lado hay una campaña abierta de miedo con la que pretenden espantar a los votantes diciéndoles que el no significaría que los van a sacar del euro, la realidad es muy distinta. Para Alemania el costo de expulsar a Grecia del euro sería elevadísimo, mucho más grande que el costo de sentarse a la mesa y negociar que le perdonen la mayoría de sus deudas para que siga en la moneda única.

Si gana el sí, Europa y el mundo estarían de fiesta el lunes y se anunciará con bombo y platillo que los griegos "hicieron lo correcto". De inmediato el euro se fortalecería, los bancos abrirían en cuestión de horas y el dinero volvería a fluir.

En México es probable que el dólar comenzara a perder presión, bajara de los 16 pesos y que los mercados volvieran a una calma temporal.

Pero si gana el no, todo lo contrario podría suceder.

No por nada por el sí están haciendo campaña incluso gobernantes europeos. A final de cuentas como le digo, si gana el no, el mundo no se acabará. Habría mayor volatilidad en los mercados la próxima semana, pero todo volvería a la calma una vez que todos acepten que las deudas griegas son impagables y que les tienen que perdonar gran parte de ellas.

El chantaje de Tsipras y los griegos para que les sigan dando dinero ad infinitum, habría funcionado otra vez… no siempre será así.

Será cuestión de tiempo para que otras naciones en apuros –al estilo de España, Portugal, etc.- demanden el mismo beneficio que para los griegos. El problema del euro pues, será cíclico, se repetirá una y otra vez hasta que termine colapsando producto de su mal diseño. Mientras Europa no decida integrarse total y absolutamente, será difícil que este tipo de experimentos funcionen por mucho tiempo.


Como sea, en el mundo en que vivimos todo está hiperconectado, por eso lo que pasa en Grecia de algún modo nos termina afectando en México, en especial y de entrada, en el tipo de cambio. Sobre este tema, abordaremos en próxima entrega.

PRESUPUESTO BASE CERO, ¿MENOS IMPUESTOS?

PESOS Y CONTRAPESOS

ARTURO DAMM ARNAL

El gobierno gasta en lo que no debe (es desde el mecenas de las artes -Conaculta- hasta el benefactor del deporte -Conade-), razón por la cual gasta de más (en tareas que, si bien necesarias, no le corresponden legítimamente), sin olvidar que en muchos casos gasta de mala manera (por ejemplo: en materia de educación subsidiando la oferta y no la demanda), todo ello, de entrada, en detrimento de los contribuyentes, a quienes se les obliga a entregar una mayor parte de sus ingresos de la necesaria si el gobierno gastara nada más en lo que debe gastar (para garantizar la seguridad contra la delincuencia; para impartir justicia; para proveer los bienes y servicios públicos, que realmente sean públicos, y que realmente deban de proveerse; para ordenar la convivencia en los espacios públicos; para corregir externalidades negativas) y si lo hiciera de buena manera. 

La intención de poner en práctica en 2016 un presupuesto base cero, que obliga a justificar cada partida de gasto gubernamental (por lo menos aquellas que sí son susceptibles de eliminación o modificación, que desafortunadamente no son todas, ya que existen compromisos presupuestarios ineludibles como lo son, por ejemplo, los pagos de deuda, tanto interna como externa), es un reconocimiento del hecho de que el gobierno gasta de más y de mala manera, reconocimiento que ya es un paso en la dirección correcta. Ya veremos hasta dónde se llega.

Por lo pronto la pregunta que me hago, y que comparto con ustedes, es si la aplicación del presupuesto base cero el año entrante se traducirá en la baja y/o eliminación de algunos impuestos o, dicho de otra manera, si el mismo traerá algún beneficio para los contribuyentes. Lo más probable es que no, y ello por una razón muy sencilla: la principal intención del gobierno es gastar mejor, no gastar menos, mejor gasto que, en una de esas, se traduce en un mayor gasto, justificado, ¡precisamente!, con el argumento de que ya se está gastando mejor. Ya lo veremos.


Twitter: @ArturoDammArnal

jueves, 2 de julio de 2015

El mensaje oculto del #oro detrás de la crisis griega

Durante esta semana se han escuchado comentarios acerca de la “debilidad” del oro a pesar de la crisis en Grecia. No falta quien asegura que el rey de los metales “pierde atractivo” como refugio seguro porque se ven caer sus precios. Grave error.

La verdad es justo lo contrario: los indicadores de demanda física de oro y plata muestran que el apetito por el metal físico se mantiene en niveles muy altos. Si el precio no se ha elevado es debido, primero, a la abundancia de ventas especulativas de “oro papel”, a que la gente corre a lo que conoce como “refugio” (el dólar) y a que, en el fondo, la crisis de Grecia no implica ni el colapso del sistema monetario ni del euro (todavía) o la expulsión de ese país de la divisa única.

La crisis griega es solo una doble puesta en escena en la que ambos bandos, Atenas y sus acreedores, saben que en el fondo de lo que se trata es de negociar una reestructuración de su deuda soberana.

Así que mientras en Europa juegan al “no negociaremos más”, se está llevando a cabo una silenciosa pero enorme transferencia de riqueza con lingotes, barras y monedas que están cambiando de manos. Los inversores en valor o “manos fuertes” continúan llevándose a casa los tesoros que especuladores, aficionados y “manos débiles” deciden vender al creerse el cuento de que el oro y la plata “no son refugio”.

La prueba contundente de este gran cambio de manos la vemos en los indicadores exclusivos de la Nueva Escuela Austríaca de Economía, del Prof. Antal Fekete: la Base y la Cobase de ambos metales preciosos.

Los datos más recientes revelados por Sandeep Jaitly de Feketeresearch.com, evidencian que la demanda física de oro y plata continúa en niveles históricamente altos. En los gráficos de abajo vemos el nivel actual de la cobase para el oro (izquierda) y la plata (derecha) en comparación con años anteriores a estas alturas del año. La cobase está en positivo (backwardation) por la alta demanda. La base y la cobase son medidores de la abundancia y/o escasez física de estos metales (continúa después de las gráficas).

clic para ampliar
 La base es la diferencia entre el precio del contrato de futuros activo y el precio al contado (conocido como “spot”). Dado que la normalidad del mercado es que los futuros sean más caros que el spot, la base debe ser positiva. La Cobase en cambio es la diferencia entre el precio spot y el de futuros, por lo que debe ser siempre negativa. Pero si ocurre la anormalidad de que el precio spot sea más caro que el de futuros, la curva de precios se invierte y se está en “backwardation” (se llama así porque la curva en vez de ir hacia delante parece hacerlo hacia atrás), con base negativa y cobase positiva que se ilustra en los gráficos.

La backwardation nos dice que ante la alta demanda material de metal precioso al contado, y una baja oferta –más aún con precios deprimidos, los vendedores exigen un “premio”, o sea, un sobreprecio sobre el futuro para aceptar venderlo. Del lado del comprador se acepta pagar más caro con tal de recibir la entrega del metal de inmediato en vez de esperar. Tienen urgencia.

Todo esto se está presentando tras bambalinas en el mercado y es imposible detectarlo solo viendo el precio diario.

En los gráficos siguientes se ilustra el “Indicador de estrés” del mercado Comex (Commodity Exchange) para el oro (izquierda) y la plata (derecha). Como vemos, desde el primer trimestre de este año no ha dejado de subir. Cuando este índice se eleva muestra que los retiros de existencias de “oro registrado” –el que tiene un dueño específico que puede sacar sus barras cuando quiera- pone nervioso a vendedores cortos y suscriptores de contratos de futuros, lo que los hace traer metal precioso desde fuera del sistema para reponer las existencias. Pues bien, el “estrés” está de nuevo en niveles máximos desde enero de 2012. Es decir, la gente se está llevando su oro y plata del sistema (sigue después de los gráficos).


clic para ampliar
En suma, ante las débiles condiciones de la economía global, los inversores más avezados continúan acumulando oro y plata a manos llenas aun a los precios actuales. Se preparan para la tormenta que viene. Ese, el mensaje oculto de los metales preciosos monetarios, es el que hay que ver y escuchar, no el discurso de la recuperación y el “todo marcha bien” de los gobiernos del mundo. Usted elige.

Incertidumbre en el mercado petrolero

Columna Invitada: En Síntesis
Mario Urióstegui*


A casi un año de haber comenzado el desplome en los precios internacionales del petróleo, en especial de la mezcla mexicana, se aprecia un ligero repunte como nos muestran los datos obtenidos al comienzo del tercer trimestre del año.

El panorama sigue siendo incierto aun cuando se muestran signos de estabilidad pues el precio actual de la mezcla mexicana (tomando como referencia nuestro país) se cotiza por arriba de los $55.00 dólares por barril cuando en el trimestre pasado rondaba en los $44.00 dólares por barril, misma situación con el resto de las mezclas como el Brent (petróleo del Mar del Norte), y WTI (West Texas Intermediate) las cuales iniciaron julio con pérdidas de 1.4 % (de acuerdo a la bolsa Mercantil de Nueva York) y 2.5 % (según el International Exchange Futures); no obstante algunos analistas esperan que en el transcurso de estos meses se logre un ligero repunte en los precios respectivos.

La incertidumbre continuará y como lo dije en el primer artículo (La debilidad del mercado de petróleo) “no volveremos a ver precios superiores o cercanos a los 100 dólares el barril por un buen tiempo”. Lo anterior se trata de un cálculo a futuro que importantes empresas de servicios financieros como Bank of America han determinado dada la circunstancia actual.

Se estaría en un error hoy si se descartara de manera definitiva la volatilidad en los precios del crudo, “no canten victoria” pues en realidad se trata de cambios estructurales como la estrategia de guerra de precios emprendida principalmente por Arabia Saudita (uno de los mayores productores de crudo) la cual se vislumbra como errada porque si bien su objetivo era dañar a la cada vez más pujante industria del fracking (sobre todo de EEUU) no lo ha logrado pues pese a los bajos precios las petroleras estadounidenses le siguen apostando (y ahora más) a la producción de esquisto por lo que ha resultado contraproducente a países de la OPEP como Venezuela y Ecuador (por ejemplificar aquí en América), sobre todo en la primera se observa que los precios actuales siguen por debajo de los “ requerimientos fiscales”, es decir, son perjudiciales a las finanzas públicas puesto que gran parte de ellas dependen de los ingresos petroleros.

En conclusión el panorama actual del mercado petrolero es endeble y complejo (aquí lo interesante), pese a ello se confía en que mejore aunque poco el alza en los precios del petróleo.

¡Atentos a cualquier signo de mejoría o retroceso!



*Analista político en formación y apasionado del mercado energético

Twitter: @MarioUrioste

mariouriosteguimendoza@gmail.com


Los buitres bancarios en el caso Griego



Columna Invitada: Trader Mentor
Allan Ramírez Casarrubias

Mucho se ha hablado de la problemática Griega durante esta semana, sin embargo, los medios dominantes poco mencionan a los culpables y de cómo el país Heleno ha llegado a este punto, es decir, la complicidad de uno de los mayores bancos americanos llamado Goldman Sachs para introducir a Grecia en la zona Euro con trucos contables, disfrazando déficits que arrastraba la economía, por medio de contratos de derivados que ésta entidad creó y vendió, mientras se enriquecía ilícitamente en el camino, gracias a la magia de Wall Street, mostrando datos estadísticos mejores que sin duda solo ocultaba la realidad y lanzaban el efecto bola de nieve que crecía para otro momento. Incluso Alemania y Francia sabiéndolo, decidieron convertirse en prestamistas depredadores de deuda privada.

Los buitres bancarios se encuentran en cada etapa de la historia de la crisis Griega, recordemos que las medidas de austeridad impuestas y los rescates por parte del FMI, lograron la incautación de activos públicos y el desmembramiento doloroso del país Heleno durante los últimos años, transfiriendo los medios productivos a unas pocas manos.

El Deutsche Bank, el mayor banco Alemán sigue rogando por la permanencia de este país, ya que hoy en día está expuesto su balance con billones de dólares en derivados sobre deuda Griega, que se ha dedicado a vender alrededor del mundo y sin duda ponen en jaque a la institución ante el impago. Pudiendo convertirse en el siguiente Lehman Brothers del 2008. 

La Alemania exportadora, quien se ha visto más beneficiada de la crisis griega debido al desplome del Euro y su paridad cercana con el dólar en estos momentos, podría en un futuro no muy lejano terminar rescatando al Deutsche Bank debido a la codicia desmedida que caracteriza a los cárteles bancarios.

Lamentablemente, Grecia no siguió el camino de Islandia, un país que durante la crisis del 2008 aprendió de sus errores, encerró a los banqueros por sus abusos cometidos y decidió no aceptar los rescates del FMI y por lo tanto no entrar en el Euro. Sin duda, Grecia es un ejemplo drástico de una nación pisoteada, comparada con el progreso Islandés en materia de desarrollo económico.

Los griegos deben aceptar el fracaso de permanecer en la Zona Euro, ya que nunca se ha podido resolver un problema de endeudamiento gravísimo con más deuda y austeridad.

Sería difícil aceptar la quiebra, e introducir otro sistema monetario para empezar de cero, sin embargo el crecimiento sería más rápido con las medidas correctas y se podrían obtener otras fuentes de financiamiento.


Ojalá en un momento dado, Grecia de un ejemplo más al mundo de escapar de las garras de los buitres  como lo hizo Islandia.

Promotor y operador de derivados, así como del mercado de divisas. Es coordinador de la academia de trading TRADER MENTOR.

Escríbeme a cp.allan.rc@gmail.com
Twitter @Capitalista1
Capitalista Inteligente
http://capitalistainteligente.blogspot.mx/?m=1

PRESUPUESTO BASE CERO, ¿GASTAR MENOS?

PESOS Y CONTRAPESOS
ARTURO DAMM ARNAL

El Gobierno Federal gasta en lo que no debe, razón por la cual gasta más de lo que debe, y en muchos casos gasta de mala manera. Ello justifica la intención de aplicar, en el 2016, un presupuesto base cero, que supone revisar, con el fin de eliminar excesos y defectos presupuestarios,  en qué, cuánto y cómo gasta el gobierno.

Con la aplicación del presupuesto base cero el Gobierno Federal pretende, y cito del comunicado oficial: 1)  Asignar, de mejor manera, los recursos a los objetivos, acciones y metas que derivan del Plan Nacional de Desarrollo; 2) Fortalecer la eficacia y eficiencia de la Administración Pública Federal; 3) Reducir los gastos de operación con medidas de austeridad al interior del Gobierno Federal; 4) Priorizar los apoyos a programas sociales y productivos; 5) Continuar con el impulso a la inversión en infraestructura.

Más allá de cuáles puedan ser los alcances del presupuesto base cero, que supone, partiendo de cero, justificar detalladamente cada partida de gasto gubernamental, el hecho de revisar cómo gasta el gobierno, con la intención de eliminar excesos (lo que se hace de más) y defectos (lo que se hace de menos), es un importante paso en la dirección correcta. Con esa intención el Gobierno Federal pretende, para 2016, lo siguiente, y vuelvo a citar del comunicado oficial: 1) Fusionar 261 programas de gasto en 99; 2)  Resectorizar siete programas; 3) Eliminar 56 programas; 4) Crear cuatro nuevos programas presupuestarios, todo lo cual (salvo el cuarto punto), aparentemente apunta en la dirección correcta. Y escribo “aparentemente” porque en ningún lado del comunicado de la SHCP se nos dice cuánto gasto menos representará todo ello.

Se nos informa que “para 2016 se propone emplear un total de 851 programas presupuestarios, lo que representa una disminución de 22.4% respecto al número de programas de la Estructura Programática vigente total”, pero no se nos dice, en términos de pesos y centavos, cuánto gasto menos significará todo ello. Porque de gastar menos se trata, ¿o no?


Twitter: @ArturoDammArnal

miércoles, 1 de julio de 2015

EL EFECTO GRIEGO, AYER MARTES

PESOS Y CONTRAPESOS
ARTURO DAMM ARNAL

Cuando un país enfrenta problemas económicos como los que está enfrentando Grecia, es probable que los mismos ocasionen un “efecto contagio” en otras naciones, sobre todo en estos tiempos de globalización, en los que la información y los capitales van y vienen por el mundo como Pedro por su casa (aclaración: la culpa por el “efecto contagio” no es de la globalización sino de la irresponsabilidad fiscal de gobiernos como los de Grecia), “efecto contagio” que, ahora que la crisis griega ha entrado en fase crítica, podría aparecer en varias naciones, la nuestra incluida.

El “efecto contagio” se manifiesta, entre otras maneras, con devaluaciones y caídas en los mercados bursátiles. El lunes pasado el peso se devaluó 0.96 por ciento frente al dólar (devaluación dentro de lo normal) y la bolsa de valores perdió 1.88 por ciento (pérdida por arriba de lo normal), todo de acuerdo, en la tendencia pero no en la magnitud, con las consecuencias del “efecto contagio”. ¿Qué pasó ayer martes, día en el cual el gobierno griego anunció que no pagaría los 1.6 miles de millones de euros que, ayer, debería haber pagado al FMI?

Ayer martes la Bolsa Mexicana de Valores ganó 0.77 por ciento. Y con el tipo de cambio, ¿qué pasó? El interbancario a la compra pasó de 15.40 a 15.41, y a la venta de 16.00 a 16.01, lo cual significó una devaluación del 0.06 por ciento, prácticamente nada. ¿Efecto contagio? No, hasta el momento.

Además vale la pena analizar qué pasó ayer con las tasas de los Cetes, las que paga el gobierno a quien le presta dinero. A 28 días aumentó de 2.98 a 3.00 por ciento; a 91 lo hizo de 3.11 a 3.12; a 175 pasó de 3.26 a 3.27 por ciento. ¿Nerviosismo en el mercado crediticio gubernamental? No. ¿Indicios de algún contagio? No.

Hasta ahora, consecuencia de la crisis griega, ¿podemos afirmar que en la economía mexicana se ha generado un “efecto contagio”? No. ¿Seguiremos inmunes? Eso ya lo veremos.


Twitter: @ArturoDammArnal

¿De veras el euro está en peligro?

Ayer se consumó la moratoria griega con el Fondo Monetario Internacional a quien le debía abonar más de 1.5 mil millones de euros. Conforme se aproxima el domingo, día en que se celebrará el referéndum en el que se preguntará a los griegos si aceptan o no las condiciones que les quieren imponer sus acreedores a cambio de ayuda financiera, las presiones continúan subiendo de tono con mentiras y amenazas de ambos bandos.

Del lado europeo no cabe duda que no toleran la permanencia en el cargo del primer ministro griego Alexis Tsipras. Quizá la crítica más dura sea la de Sigmar Gabriel, vice-canciller alemán, quien calificó a Tsipras y su radicalismo como una amenaza para el orden europeo.

A juzgar por las notas de los medios predominantes ya están en campaña abierta por el “sí”, e irán de la mano del resto de países de la eurozona en un esfuerzo para tumbar al jefe de gobierno griego. Tsipras ha dicho que podría dimitir si pierde el referéndum, pero una victoria para el “no”, en cambio, le significaría tener una mano invencible: la troika no podría exigirle austeridad y disciplina financieras que el pueblo no respalda formalmente.

Tsipras tiene confianza en que no los echarán del euro por los elevados costos –más allá de los financieros, que tendría para toda Europa y en particular para Alemania. Por eso decidió jugarse su futuro en el referéndum.

Pero del otro lado también dan la batalla. El vice-canciller Gabriel también declaró amenazante que si gana el no, los griegos estarían votando “en contra de permanecer en el euro”. Como se dice, quieren asustar a los votantes “con el petate del muerto”, nada más.

Ayer por cierto, la canciller alemana Angela Merkel desechó también la solicitud de Atenas de más ayuda, y aclaró que no negociará nada antes del domingo. La apuesta es hacer campaña abierta por el sí. Reiteramos, esto se ha convertido en el juego de “todos mienten”.

El mentiroso confeso de Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, dijo en un largo discurso que “(el) no significaría que Grecia le está diciendo que no a Europa”, y recomendó a los griegos que “no cometan suicidio porque tienen miedo de morir”. Sí, es cierto que una eventual salida del euro significaría para el país helénico el caer en una depresión muy profunda, pero de todos modos ya está en ella y al final, no sería el fin del mundo.

Miente también el gobierno alemán porque, aunque nunca lo dirá en público, está más que dispuesto a mantener a Grecia en la Unión Monetaria casi al costo que sea. Su proyecto continental no lo echará por la borda por un pequeño país sureño.

Miente además Alexis Tsipras porque vende el referéndum como una forma de empoderar a la gente, cuando en realidad solo la quiere utilizar para sus planes de seguir haciendo de la República Helénica un parásito de Europa. En el camino, está dispuesto a sacrificar al extremo a los ciudadanos que no pueden retirar sus ahorros del banco, con el único fin de seguir manteniendo el dispendio público, privilegios y un Estado obeso. La izquierda pues, ahorcando al pueblo.

Este “estira y afloja” no es más que una doble puesta en escena cuyo único propósito es, en realidad, llegar a un mutuo acuerdo de quita para las deudas griegas.

Así que ni Alexis Tsipras es “un peligro para Europa y el euro” como se le pinta, ni Grecia será echada de la Unión Monetaria.

En el fondo unos –los acreedores, quieren que la quita sea la menor posible, mientras Atenas se juega el todo por el todo para que le perdonen la mayor cantidad de deuda que se pueda. Los dos resistirán hasta el límite. Cuando las conversaciones vuelvan a fallar, es de esperar más “gritos y sombrerazos” que terminarán en un apretón de manos que no satisfará a nadie, pero calmará los titulares y los mercados.

El mayor riesgo colateral es que les guste o no, se sentará un precedente para que otros países europeos en apuros levanten la mano y pidan también el “borrón” en su deuda, en especial, si partidos o coaliciones de izquierda radical al estilo de Syriza llegan al poder.


A final de cuentas, lo relevante es que este mal experimento del euro terminará por fracasar más tarde de todas maneras. Lo que mal se diseña, mal acaba.

martes, 30 de junio de 2015

EL EFECTO GRIEGO

PESOS Y CONTRAPESOS
ARTURO DAMM ARNAL

Vaya problema en el que la irresponsabilidad fiscal de los gobiernos griegos ha metido a sus ciudadanos. Una muestra: el corralito, es decir, la prohibición de que los griegos puedan hacer uso, según su conveniencia, y en las cantidades que elijan, de su dinero depositado en los bancos: solo podrán retirar, en cajeros automáticos, sesenta euros por día (poco más de mil pesos). Grave atentado en contra de la libertad individual y la propiedad privada, por el que, como sucede siempre en este tipo de crisis, pagan justos (ciudadanos) por pecadores (de entrada, ministros de finanzas irresponsables).

Por lo que se conoce como “efecto contagio”, se espera que, en otras partes del mundo, los efectos de la crisis griega no se hagan esperar, efectos que, entre otros, se manifiestan por medio de devaluaciones de la moneda local frente al dólar y caídas en el mercado bursátil. En México, ayer lunes, ¿qué tan grave fue el efecto contagio?

Ayer lunes, con relación al viernes, el tipo de cambio (menudeo en ventanilla bancaria) pasó de 15.25 a la compra y 15.85 a la venta, a 15.40 a la compra y 16.00 a la venta, lo cual dio como resultado una devaluación del peso frente al dólar del 0.96 por ciento. ¿Devaluación? Sí. ¿Grave? No, dentro de lo normal, según el compartimento del tipo de cambio en lo que va del año: la devaluación promedio interdía del peso frente al dólar, del 2 de enero al 26 de junio, fue del 0.97 por ciento. Lo que pasó ayer está dentro de lo normal (pese a que el tipo de cambio alcanzó un máximo histórico).

Por su parte la Bolsa Mexicana de Valores perdió ayer 1.88 por ciento. ¿Caída? Sí. ¿Grave? Veamos. La baja promedio interdía de Indice de Precios y Cotizaciones del mercado bursátil, del 2 de enero al 236 de junio, fue 0.51 por ciento. La de ayer sí estuvo por arriba del promedio.

Esto es lo que pasó ayer. Falta ver que pasará hoy.


Twitter: @ArturoDammArnal

GRECIA: LAS DEUDAS MATAN

En este espacio hemos dicho que Grecia está quebrada y que juega a la desvergüenza del deudor: si acepta los términos del “rescate” y continúa pagando, el problema es de Atenas y los ciudadanos; si deja de pagar, la bomba es para los acreedores. Sin embargo, a decir verdad el tema es bastante más complicado porque todos perderán. Para cuando usted esté leyendo este artículo el gobierno que encabeza Alexis Tsipras se habrá negado a pagar al Fondo Monetario Internacional alrededor de 1.6 mil millones de dólares que tenía que liquidar hoy.

El anuncio del impago se hizo ayer, lo que ha incrementado las tensiones entre el país helénico y sus acreedores, que cada día subirán más el tono de sus exigencias. Pese a ello, la posición de fuerza la tienen los griegos. Atenas está llevando al límite la capacidad de tolerancia y paciencia de los alemanes porque sabe que si a alguien no le conviene que se resquebraje el euro, es a Alemania, el país líder.

El juego de “todos pierden”

Como sea, a estas alturas ya no hay remedio, todos saldrán perdiendo de un modo o de otro: los acreedores no verán jamás todo el dinero que les deben y los griegos tendrán que ajustarse el cinturón, recortar sus beneficios sociales, subir impuestos e imponer la austeridad. Todo lo anterior lo harán de forma voluntaria porque no les quede de otra –en caso de que los expulsaran de la moneda única, o por la fuerza agachando la cabeza y aceptando los términos impuestos desde arriba. Esto último es cada vez menos probable porque el domingo se espera que en el referéndum los votantes griegos se nieguen a aceptar dichos términos.

Después de eso, ¿con qué argumento la Troika podría pedir que hicieran a un lado la voluntad popular y aceptaran sus condiciones? Tsipras se mostró hábil y les ganó jugando sus cartas. Después del domingo tendrá una mano que nadie le podrá “matar”.

Estados Unidos tampoco quiere el “Grexit”

Así que como ya incluso Estados Unidos recomendó el domingo por medio del secretario del Tesoro, todo apunta a que de nuevo la deuda griega tendrá que ser reestructurada –o sea, perdonada en gran parte-, con el fin de evitar que salga de la eurozona. De realizarse las quitas, se habría confirmado que los griegos tenían todas las de vencer.

En realidad, se habrá ganado tiempo nada más, pues de fondo, el euro sigue siendo una divisa mal diseñada que quizá, como algunos analistas e inversores vaticinan, terminará desapareciendo de todas maneras.

El euro, ¿condenado al fracaso?

Uno de ellos, Simon Black, escribió ayer en su blog que la lección es muy clara: “un mal sistema fallará. Especialmente cuando ese sistema está construido sobre una montaña de deuda y engaño”. Tiene razón. Poco importa cuánto tiempo le tome al euro fallar. Grecia es un país pequeño y de poca importancia relativa incluso desde el punto de vista de Europa. Pero el tema es que otros como España no están en una mucho mejor situación, y su peso específico sí los convertiría  en una “bomba nuclear” para la divisa única.


Los griegos tuvieron tiempo de prepararse para esto, y los más avezados lo habrán hecho sacando todo su dinero del país, mientras la mayoría se quedó esperando sentada a que las cosas empeoraran o mejoran de milagro. Así suele ocurrir. La moraleja del cuento no puede ser otra: nunca confíe en que los políticos arreglarán algo, nunca lo hacen. No pierda tiempo y cuando vea una crisis venir muévase, protéjase sin importar que lo haga demasiado temprano. Siempre será mejor prevenir que tratar de solucionar una tragedia demasiado tarde.

lunes, 29 de junio de 2015

Cuando la academia entra en las urnas

INVITADO: Alberto Zuarth G*
Si a quien se le da el voto no se le da escuela, padece una estafa, porque la democracia es fundamentalmente un aviador de la cultura, dijo aquél mítico político español; Don Manuel Azaña, quien soñó con esa España cercana a los ideales del europeísmo. La misión del pueblo es decir a dónde quiere ir, la de los gobernantes elegidos ocuparse de los incidentes de la ruta, escribió uno de los considerados héroes de la Resistencia Francesa; Jean Moulin. Con cualquiera ganamos en Chiapas, la gente ahí es más pendeja que en Oaxaca, con una puta vaca en el PRI ganamos, afirmo de manera convincente un político mexicano elegido cuatro veces Diputado, una vez Senador de la República y otra más Gobernador.   
Mucho se ha hablado de que la nación mexicana puede y debe transitar a una democracia de resultados que actualice y perfeccione su sistema político, así como sus reglas e instituciones electorales. Por otra parte, la coincidencia de diversos autores al sostener que la representación política está en crisis lleva a una parte importante de politólogos a buscar modos de afrontarlas.
La vida democrática en México no se concibe sin la participación de sus partidos políticos porque son estos institutos, los principales aglutinadores de los intereses sociales, abonan al perfeccionamiento de los mecanismos de democracia representativa; pudiendo existir como los principales garantes de la profundización y consolidación de la misma, pero ¿Quiénes los eligen?; ciudadanos plenamente informados y con altos niveles de educación o todo lo contrario. Veamos pues; ¿Quiénes están siendo las voces del voto en la República Mexicana?
Las elecciones se han convertido en el momento crucial de la democracia. En todas partes el voto hace iguales a los ciudadanos, porque vale exactamente lo mismo el voto de un hombre que el de una mujer, el de un trabajador que el de un patrón, el de un pobre que el de un rico. Al menos, eso es lo que supone la esencia de un sistema democrático.
El Instituto Nacional Electoral en su “Informe País sobre la Calidad de la Ciudadanía en México 2013”,  nos dice que del total de quienes dijeron haber sufragado en la elección del 1 de Julio de 2012 para renovar la Cámara de Diputados, el 23% tenía educación secundaria completa, 16.7% primaria concluida, 15.3% preparatoria y solamente el 12.5% habían concluido la Universidad. En cuanto a la distribución por partido político esta se repartió de la siguiente manera: el segmento de la población que dio más votos al Partido de la Revolución Democrática provino de personas con estudios universitarios (40%), mientras que Acción Nacional y el Revolucionario Institucional fueron votados en su mayoría por ciudadanos sin escolaridad y solo algunos con primaria finalizada. Grave problema para el Estado y la sociedad mexicana.
Por otro lado, datos de la encuesta de salida realizada el pasado 7 de Junio de 2015 por la empresa Parametría nos permiten afirmar que el PRI incrementa progresivamente su popularidad conforme disminuyen los años de escolaridad de sus electores; poco menos de la mitad de las personas que indicaron no tener estudios (49%) dijeron haber votado por el tricolor, y el resto (42%) cuentan únicamente con primaria, sin embargo el PAN a diferencia del PRI es fuerte entre los votantes con mayor escolaridad, 26% de sus electores tienen preparatoria y el 27% universidad. En el caso del PRD su votación se concentro en individuos con secundaria como su mayor grado de instrucción. Estos números confirman la tendencia de una reducción de casi millón y medio de universitarios que se alejaron de las urnas entre las dos elecciones, también es destacable la apatía que muestra este grupo por intervenir en procesos electorales, teniendo en cuenta que en ninguno de estos dos ejercicios ha sobrepasado el 5% de participación por partido político; 4.60% en 2012 y 2.59% en 2015.  
Un buen gobierno debe ser elegido por individuos educados. La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en su artículo tercero nos dice que “todo individuo tiene derecho a recibir educación. El Estado impartirá educación preescolar, primaria, secundaria y media superior de manera gratuita laica y obligatoria”. Además, en la fracción II del citado artículo se especifica que “el criterio que orientará a esa educación…será democrático, considerando a la democracia no solamente como una estructura jurídica y un régimen político, sino como un sistema de vida fundado en el constante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo, atendiendo a la comprensión de nuestros problemas, al aprovechamiento de nuestro recursos y a la defensa de nuestra independencia política..”, pero contradictoriamente en el artículo 55 del citado ordenamiento, dentro de los requisitos de elegibilidad para ostentar el cargo de Diputado no es mencionado como requerimiento el haber recibido la citada educación, mucho menos estar en posesión de algún Título Profesional y ya ni hablemos de tener algún Posgrado o especialización en materia.     
De igual manera, si miramos a detalle los requisitos que el INE plantea para poder ejercer el sufragio, por ningún lado encontráremos algún esbozo relacionado el tema educativo, puesto  que para poder ejercer este derecho solamente necesitamos; ser mexicanos mayores de 18 años, tener un modo honesto de vivir, estar inscritos en el Registro Federal de Electores, contar con una credencial para votar con fotografía, tener habilitados nuestros derechos político – electorales o contar con una resolución positiva del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.
Para que un régimen sea considerado democrático es indispensable que cuente con una ciudadanía y una clase política que se interese por participar en los asuntos políticos de su comunidad, pero sobre todo que se informe y se formesobre la Res pública. Los grandes esfuerzos por obtener la transformación económica y social del país no se han visto acompañados por el esfuerzo educativo para convertirnos en hombres libres y exigentes, conscientes de nuestros derechos y nuestras obligaciones.Los viejos valores de la responsabilidad, de la cultura del esfuerzo, del estudio y de la exigencia se han ido arrumbando, para ser sustituidos por otros más febles. Todos, ciudadanos y dirigentes, vivimos en el desconcierto, aunque como es lógico, la responsabilidad de los segundos es infinitamente mayor, aunque los platos rotos, los estamos pagando los primeros.
En el mundo hemos llegado con retraso a las orillas de una democracia real, acompañados de una sociedad indefensa y manipulable, en donde hay una desilusión enorme y se vota en medio del descrédito del sistema, y de manera particular de los partidos políticos que no generan confianza y si división, pero México no esta fragmentado, donde haya un ciudadano o un dirigente político que se angustia pensando en la salvación del país, ahí hay un animo y una voluntad que entran en cuenta. Pasemos pues, a una democracia de ciudadanos y ciudadanas educados, capaces de ejercer de manera integral sus derechos civiles, políticos y sociales, pero principalmente de concebirse como agentes con aptitudes para transformar su entorno, esto sin duda abonará a la promoción de un diálogo informado y constructivo entre los actores del Estado y la sociedad, porque como bien dijo aquél legendario político francés Alexis de Tocqueville; sin la participación de los ciudadanos en el proceso político, la democracia carece de sentido y legitimidad. Profesionalicemos pues, la participación política en México, no sigamos ensalzando la mediocridad y devaluando la excelencia.  Es probable que haciendo esto no pasemos a la historia, pero es seguro que cambiaremos la nuestra.  


 *Alberto Zuarth: Politólogo chiapaneco, candidato a Doctor en Sociología por la Universidad Complutense de Madrid y maestro en Estudios Avanzados en Comunicación Política por la misma institución.
Contacto: azuarth@hotmail.com
Twitter: @Beto_Zuarth

¿CÓMO VAMOS?

PESOS Y CONTRAPESOS
ARTURO DAMM ARNAL

Según el Indicador Global de la Actividad Económica, IGAE, en términos mensuales (comparando cada mes con el mes anterior) y desestacionalizados (eliminando factores calendario y estacionales), éste fue el crecimiento de la actividad económica a lo largo de los cuatro primeros mese del año: enero, 0.3 por ciento; febrero, 0.3; marzo, menos 0.5; abril, 0.7 puntos porcentuales. ¿Buenos o malos resultados? Comparemos. Entre enero y abril de 2013, el crecimiento promedio mensual de la actividad económica fue menos 0.23 por ciento; entre enero y abril de 2014, 0.18; entre enero y abril de este año, 0.20 por ciento. Además hay que considerar que en abril se alcanzó el mayor crecimiento, 0.7 por ciento, para cualquier mes, desde junio del 2013, el año del “atorón”.

Conforme a los Indicadores de Ocupación y Empleo, en términos desestacionalizados, ésta fue, como porcentaje de la población económicamente activa (todos los mexicanos, hombres y mujeres, mayores de 14 años, que buscan trabajo) la tasa de desempleo nacional para los primeros cinco meses del año: enero, 4.4 por ciento; febrero, 4.5; marzo, 4.3; abril, 4.3; mayo, 4.4 puntos porcentuales. ¿Buenos o malos resultados? Comparemos: entre enero y mayo del 2013 la tasa promedio de desempleo mensual fue 5.0 por ciento; entre enero y mayo del 2014, nuevamente 5.0 por ciento; entre enero y mayo de este año 4.4 por ciento.

Según la Información Oportuna sobre la Balanza Comercial de Mercancías de México, en términos mensuales y desestacionalizados, y de enero a mayo, las importaciones (los bienes y servicios con los que satisfacemos nuestras necesidades, la parte más importante del comercio exterior) registraron este crecimiento: enero, 1.4 por ciento; febrero, menos 4.5; marzo, 1.6; abril, 3.5; mayo, menos 3.0 por ciento. ¿Buenos o malos resultados? Comparemos: entre enero y mayo del 2013 el crecimiento promedio mensual de las importaciones fue 0.24 por ciento; entre enero y mayo del 2014, 2.20 por ciento; entre enero y mayo de este año, menos 0.20 por ciento.

Tomando en cuenta estas cifras, ¿cómo vamos?


Twitter: @ArturoDammArnal

domingo, 28 de junio de 2015

Grecia, el colapso que llegó

Grecia es un pequeño país que está totalmente quebrado. La llegada del euro les significó una era de prosperidad artificial que sus políticos aprovecharon para derrochar a manos llenas. Sin embargo, a causa de los propios defectos de la divisa única, ahora la República Helénica la pone en peligro. Aunque hay quien piensa que los griegos o el gobierno de izquierda radical que los gobierna tienen prisa por abandonar dicha moneda –y por tanto a la Unión Europea, lo cierto es todo lo contrario: Grecia sólo se irá si la echan por la fuerza. No tiene prisa porque aspira a seguir viviendo del resto de Europa.

El problema está en que si la expulsan, sentará un precedente para otras economías atribuladas como la española, la portuguesa, etc., que podrían caer en la misma tentación y sentenciar a muerte al euro. El más interesado en que eso no ocurra es Alemania. Atenas lo sabe y se aprovecha de esta situación.

El primer ministro Alexis Tsipras se dirigió ayer a la nación en un mensaje televisado donde aseguró que los depósitos bancarios estaban “seguros”. Tsipras dijo también que Atenas ha vuelto a solicitar una extensión del rescate financiero y urgió a los griegos a “permanecer en calma”. Las mentiras no cesan.

Se ha impuesto un “corralito” que limitará los retiros a 60 euros por cuenta por día y según el portal del diario Kathimerini los bancos y la bolsa permanecerán cerrados hasta el 6 de julio. Lo anterior se da como consecuencia de las auténticas “estampidas” que se han presentado en los cajeros automáticos. La gente, desesperada, busca obtener el máximo efectivo posible, pero las máquinas se están quedando sin dinero y no los reabastecerán pronto.

Lo que orilló a esa decisión y el control de capitales fue el anuncio más temprano del Banco Central Europeo (BCE) de que, dadas las actuales circunstancias, mantendría el tope a la provisión de liquidez de emergencia (ELA, por sus siglas en inglés) a los bancos griegos, para dejarlo al mismo nivel del viernes 26 de junio. Ello significaba que no habría más dinero fluyendo sin límite a los bancos y se hacía inevitable su cierre.

Cabe recordar que estamos al inicio de la temporada vacacional de verano, por lo que los turistas que quieran pasear por Grecia tendrán que cargar consigo mucho efectivo o tendrán serios problemas.

La economía griega, por sí ya maltrecha, queda al borde del colapso. Sin el financiamiento y liquidez de emergencia otorgados por el BCE se pone en riesgo de entrada el pago de los sueldos de la burocracia y las pensiones, una “bomba” social.

Al mismo tiempo, parece inminente que Grecia incumpla su compromiso de pagar mañana 1.5 mil millones de euros al Fondo Monetario Internacional (FMI), y será hasta el domingo cuando se celebre el referéndum en el que se consultará a los votantes si aceptan o no las condiciones que los acreedores buscan imponer al país.

Como queda claro, los griegos no quieren la austeridad, subir los impuestos ni pagar lo que deben pero tampoco abandonar el euro. Todo lo anterior junto solo es posible si Europa –entiéndase Alemania, está dispuesta a asumir pérdidas y financiarla para siempre. Los políticos podrían aceptar el dilema, pero no los contribuyentes alemanes. Un callejón sin salida.

Dado que nos aproximamos al final del camino veremos quién termina cediendo. Alguien tiene que perder y, a decir verdad, la posición de fuerza la tiene Grecia.


Si al final fuera expulsada de la Unión Monetaria, sufriría una depresión terrible pero el mundo no se acabaría para ellos. En cambio, para Alemania y el proyecto europeo sería una dolorosa humillación con pérdidas mucho más allá de las monetarias. No hay solución fácil y menos si el domingo Tsipras justifica su posición ganando el apoyo popular en el referéndum. Atenas está aplicando el viejo dicho de la desvergüenza del deudor: si sigo pagando el problema es mío, si lo dejo de hacer, el problema es de los acreedores. ¿Cómo terminará esta tragedia griega? ¿Quién doblegará a quién? Hagan sus apuestas.