martes, 15 de abril de 2014

RUSIA YA GANÓ




Imagen: Kingworldnews.com
Los últimos días las tensiones entre los gobiernos de Ucrania –cuyo “aliado” es el bloque occidental integrado por Estados Unidos y Europa, y el de Rusia, han vuelto a escalar.  Después de la anexión de la península de Crimea, queda claro que quien marca la agenda y ha demostrado ir un paso adelante hasta ahora en el conflicto, es el presidente ruso Putin.

En este blog explicamos que el gobierno de Obama tuvo una participación activa en los disturbios de la plaza de Maidán en Kiev, la capital ucraniana, que terminaron con la defenestración del entonces presidente Víctor Yanukóvich. Está claro que los estadounidenses calcularon mal los costos políticos para Ucrania, y peor aún la eventual reacción de parte de Moscú.

Para Estados Unidos, Ucrania tiene una importancia relativa baja. Si la gana, qué bueno, pero si no, no pierde gran cosa. En cambio para Rusia, su posición en el mapa geopolítico es de la mayor relevancia para su seguridad nacional. De ahí que el hombre más poderoso del mundo en 2013 según la revista Forbes, Vladimir Putin, reaccionara de un modo que los occidentales subestimaron.

Los americanos pensaron que imponiendo un gobierno pro- europeo y afín a sus intereses, que luego pudiera incluso solicitar su incorporación a la OTAN, sería muy fácil instalar bases militares y hasta misiles en ese territorio como parte de su plan para acorralar a Rusia. Sin embargo, es evidente que los rusos están dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias para evitar que eso suceda.

Aquí advertimos que el costo real para Ucrania, al inclinarse por el bando europeo, podría llegar incluso a la división de su país. Ese peligro sigue latente pues su parte oriental, colindante con Rusia, ya comienza a dar muestras cada vez más violentas de que simpatiza con el camino que siguió Crimea: referéndum y separación.

¿Qué debería ocurrir? Lo mejor para la paz y la tranquilidad en la zona y el mundo, sería que el gobierno central de Kiev permitiera la celebración de sendos referéndums en las regiones del país para determinar su futuro político y económico. Es obvio que, ante la gran probabilidad de obtener un resultado adverso, sobre todo en la zona oriente, dichas consultas al pueblo jamás se harán.

Por lo tanto, la represión armada que apenas comenzó en ciudades de la región de Donetsk, será la constante de hoy en adelante. El asalto ayer al aeropuerto de Kramatorsk en el que cuatro integrantes de la milicia opositora murieron, es el botón de muestra. La justificación será, como era de esperarse, que se trata no de ciudadanos comunes que se manifiestan contra el gobierno tomando edificios e instalaciones, sino de “fuerzas especiales” rusas que operan de forma ilegal.

Como quiera, mañana en Ginebra se celebrará un encuentro entre Ucrania, Rusia, Estados Unidos y la Unión Europea que intentará apaciguar la situación y encontrar puntos de acuerdo.

Más allá de los resolutivos de Ginebra, será muy difícil que Kiev y Moscú, tras bambalinas, dejen de lado sus propias agendas para resolver el conflicto. ¿O acaso la primera dejará que crezca el movimiento separatista pro-ruso, y la segunda dejará de alentarlo? Se ve muy complicado. No por nada Putin ha dicho que Ucrania está “al borde de una guerra civil”.

En el fondo, el gobierno ucraniano sabe que una escalada de la represión es justo lo que da argumentos a Putin para eventualmente justificar una ocupación del Este, pero aún así no dejará crecer el movimiento separatista ante la dura lección que recibió por Crimea. Correrá el riesgo.

Ojalá entendieran que Estados Unidos al final, los dejará solos. Pese a las advertencias y amenazas, del bloque occidental y la OTAN, no pasarán jamás a usar las armas incluso si ocurriera una invasión rusa. Saben que si lo hicieran, el colapso de sus mercados bursátiles y su “recuperación” económica sería inmediato. De cualquier modo sucederá, pero no les urge acelerarlo. Entonces, a  lo que más llegarían es a elevar las sanciones, pero como también aquí hemos abordado, estas ni siquiera podrán ser demasiado duras ante el posible contraataque de Rusia contra el petrodólar, y su alianza con China.

En suma, cualquiera que sea la conclusión del conflicto, Rusia ya ganó.

Estados Unidos pretendió dar un paso adelante en su proceso de largo plazo para arrinconar a su eterno rival, y en el camino no le importó desestabilizar a Ucrania. El resultado para este último es que se convirtió en el “Gran Perdedor”: perdió Crimea, está al borde de una guerra civil y podrían escindirse nuevos territorios. Los americanos saldrán derrotados, pero para ellos los costos serán mínimos más allá del desprestigio político que de por sí tienen mermado.

La moraleja es: nunca deje que Washington se inmiscuya en sus asuntos. Sin importar qué tan atractivo pueda ser, siempre saldrá perdiendo.

¿UN MUNDO SIN BILLETES Y SIN DINERO?




Imagen:
www.thecurrencycloud.com
Hace unos días el portal de El Financiero publicó una nota del New York Times Syndicate titulada “Un mundo sin billetes se acerca cada vez más”, refiriéndose al mayor uso del “dinero electrónico”, entendido como el uso de tarjetas y mecanismos de pago distintos de los tradicionales billetes, monedas y hasta tarjetas de débito o crédito.

Lo que más llama la atención del escrito, es que aluda a que el planeta se dirige hacia una “sociedad sin dinero”, como si fuese una especie de aspiración y muestra de desarrollo superior del ser humano. Quizá ese es el mismo sentimiento que ha impulsado a los adoradores de las divisas virtuales, de las que el Bitcoin es la más conocida.

La nota aborda el uso de tarjetas para entrar al metro en Londres, el de teléfonos celulares en Suecia para comprar en tiendas y en Kenia, para evitar el sistema bancario internacional. Enfatiza que en Estados Unidos el tránsito a estos mecanismos de pago ha sido más lento, y señala como causa el enorme tamaño de ese mercado.

Sin embargo, de lo dicho se desprenden varias reflexiones, por ejemplo, que no es lo mismo hablar de una sociedad “sin billetes” que de una “sin dinero”. Y es que mientras lo primero es posible, lo segundo no. No al menos durante mucho tiempo en sociedades civilizadas, como las que existen en la mayor parte del orbe.

Ahora, debemos aclarar que de hecho, hemos vivido en un mundo en el que por la fuerza de la ley, el oro y la plata, el dinero real, fueron desmonetizados. Sí, ya no hay dinero verdadero en circulación como tal, y su función, es usurpada por lo que ahora nos hacen creer que es dinero y que llamamos pesos, dólares, euros, etc.

Lo que quedaba del patrón oro fue hecho a un lado en 1971 cuando se decidió, de forma unilateral, desligar al dólar estadounidense del oro. Desde entonces, comenzamos de facto un patrón dólar, en el que todas las demás divisas son derivados de aquel y asumen el rol de medio de pago… por un tiempo.

Y es que este tipo de divisa fíat, es moneda de curso legal pero no dinero auténtico por una sencilla razón: no es un pago final, no extingue ninguna deuda. Prueba de ello es que nadie puede conservarlos para siempre, pues carecen de valor real. Lo que quiere la gente con ellos es hacerse de bienes y servicios, pues no vale la pena ahorrarlos, ya que en el futuro, su supuesto valor siempre tiende a cero. Sólo gastándolo la gente es pagada de verdad y la deuda llega a su fin.

El falso dinero de nuestro tiempo, por tanto, promueve el dispendio y la deuda, no el ahorro y la inversión. El mundo no va entonces hacia el progreso, sino al agujero negro de la depresión económica.

Habría pago y por tanto extinción de deuda si en vez de dígitos en cuentas bancarias o billetes, la gente recibiera una mercancía con valor, que pudiera decidir sin temor atesorar para gastarlo en el futuro o intercambiarlo en el presente por otros bienes. Ese sería el caso si recibieran oro o plata; dinero.

Los gobiernos y banqueros centrales y privados, principales beneficiarios del sistema de dinero fíat, por supuesto que han estado muy ocupados en desviar la atención y educación financieras, de manera que se olvide por completo lo que es el dinero de verdad. Van ganando.

Lo malo para ellos y la desgracia para la humanidad, es que su sustento de papel, es decir, tanto la emisión de deuda exponencial como la de billetes para pagarla, tiene un límite. Una vez que se alcance, una inevitable contracción deflacionaria habrá de llegar con consecuencias devastadoras para la economía y el comercio globales. Por fuerza, a una gran cantidad de acreedores se les incumplirá el pago, y no podrán recuperarse jamás. Enormes fortunas ficticias quedarán reveladas en su justo valor, que en muchos casos será de cero.

Así que bueno, mientras otros pierden el tiempo señalando las “bondades” del mundo “sin billetes” y “sin dinero”, inocente o alevosamente hacen apología de un fraude. En vez de eso bien harían en preparar a las personas para protegerse, mientras haya tiempo, de la penitencia económico-financiera que deberá pagarse por la magnitud de este engaño.

domingo, 13 de abril de 2014

ANTAL FEKETE: SE APROXIMA UNA CATÁSTROFE ECONÓMICA (ENTREVISTA EXCLUSIVA)





Prof. Fekete
El blog de Inteligencia Financiera Global se complace en presentar la siguiente entrevista exclusiva con el Prof. Antal E. Fekete, fundador de la Nueva Escuela Austríaca de Economía, científico monetario, proponente del nuevo patrón oro y un crítico del sistema monetario basado en dinero irredimible (dinero fiduciario o fíat).
 Gracias por aceptar esta entrevista.

- Profesor Fekete, ¿por qué decidió fundar la “Nueva” Escuela Austríaca de Economía (NASOE, por sus siglas en inglés)? ¿Encontró algo equivocado en la “vieja escuela”? ¿Qué hay de Carl Menger y Ludwig von Mises?

- Lo que encontré fue que los economistas austríacos después de Mises, pero también el propio Ludwig von Mises, se habían desviado sustancialmente para mal de las enseñanzas de Carl Menger. Así que en mi opinión una gran parte de las investigaciones de los economistas austríacos es un error. Me di a la tarea de criticar por mí mismo la desviación de las enseñanzas de Menger y corregirla. La lista incluye el haber desestimado la Doctrina de las Letras de Oro de Adam Smith, la teoría del interés como distinta de la teoría del descuento, por nombrar algunas. La Nueva Escuela Austríaca de Economía fue lanzada bajo el eslogan: “¡De vuelta a Menger!”

- Sabemos que no apoya las teorías keynesianas ni monetaristas. ¿Por qué están equivocadas? ¿Cuál es su mayor error si es que lo tienen?

El mayor error del keynesianismo y del monetarismo al estilo Friedman es que favorecen la desestabilización de la estructura de la tasa de interés que antes era estable, pero que comenzó a fluctuar y, más recientemente, a hundirse en el agujero negro del interés cero. Todo esto fue consecuencia del éxito de Keynes y Friedman en socavar y finalmente derrocar al patrón oro.

- Si estas dos teorías están equivocadas, ¿por qué piensa usted que se convirtieron en las teorías predominantes alrededor del mundo? ¿Fueron impuestas por alguien?

- Se convirtieron en predominantes por razones de su demagogia. Están diseñadas para apelar al propio sentido de justicia: el antídoto contra la miseria en medio de la abundancia. Sacan provecho del terriblemente bajo nivel de educación basado, como es, en la envidia. Se caracteriza por un abandono casi total de las ramas apriorísticas de la ciencia: la lógica, las matemáticas y la economía. Y lo digo como un matemático profesional. Keynes cautivó a F.D. Roosevelt; Friedman a Nixon. Estos dos presidentes estuvieron felices de pisotear la Constitución de los Estados Unidos durante sus mandatos. Como consecuencia, el patrón oro fue destruido y las divisas irredimibles fueron impuestas a los ciudadanos americanos en 1933, y a cada ciudadano de la Tierra en 1971. Al mismo tiempo el oro del pueblo fue saqueado por el gobierno.

- ¿Puede el capitalismo auténtico prosperar en un sistema de dinero fíat, que se basa en las deudas que crecen exponencialmente?

- Es obvio que no. Las señales de que el gran experimento con la divisa irredimible mundial es un fracaso sin paliativos están a nuestro alrededor.

- ¿Es legítimo el llamado “Estado del Bienestar” bajo el capitalismo o es un tipo de socialismo?

- El Estado del Bienestar es un desvergonzado esquema Ponzi donde los costos son pateados hacia delante y cargados a las futuras generaciones. Es un esquema para esclavizar a los que aún no nacen. El hecho de que el electorado permitiera ser estafado para aceptarlo es indicativo del nivel extremadamente bajo de educación en el mundo. Ni siquiera merece llamarse "educación". Un término más preciso sería "entrenamiento de futuros siervos”.

En contraste, el socialismo no es un esquema de estafa. Ha sido adoptado por algunas personas muy inteligentes que permitieron que sus acciones fueran guiadas por su compasión y emociones en lugar de su intelecto y el razonamiento frío. Había un dicho en Alemania durante las últimas décadas del siglo XIX que iba así: "Si usted está en sus veinte años y no es socialista, entonces no tienen corazón. Pero si usted está en sus cuarenta años y sigue siendo socialista, entonces no tiene cerebro."

- Si nuestro sistema monetario fíat está condenado, ¿deberíamos regresar al dinero sólido usando monedas de oro y plata otra vez? ¿Cómo podríamos tener un “renovado” y práctico patrón oro?

- La transición es más simple de los que la mayoría piensa. No hay necesidad de desafiar la autoridad de la Reserva Federal (Fed), que sería inútil de todos modos, ni tampoco hay necesidad de agitar el capote rojo del patrón oro enfrente del toro de papel. Bastaría con que una jurisdicción, por ejemplo, el Reino Unido con su soberano (moneda) de oro, Suiza, con su Vrenely de oro (moneda de 20 francos suizos), Francia con su Napoleón de oro o Hong Kong con su Panda de oro abrieran su Casa de Moneda a la acuñación de este metal (y plata).

Con más detalle, si una jurisdicción garantizara que la Casa de Moneda permanecerá abierta a la acuñación ilimitada de oro y plata en las buenas y en las malas, en particular, si acuñara todo el oro que le fuera llevado independientemente de la cantidad, entonces el problema se solucionaría en gran medida. Las minas de oro de todo el mundo acudirían a la Casa de Moneda a entregar su producción a cambio de Letras de Oro pagadas en la moneda estándar en 91 días (el tiempo que toma refinar el metal y acuñar las monedas). Las minas de oro a su vez subastarían sus Letras de Oro al mejor postor (a la parte que ofrezca el descuento más bajo con respecto al precio facial). De esta manera se establecería una tasa de descuento de oro creíble, que no está amañada por los bancos centrales y el sistema bancario.

Hay una enorme demanda latente para este tipo de letras de oro, ya que a partir de los últimos ochenta años el mundo ha sido privado por la fuerza de la posibilidad de intercambiar oro por ingresos en oro. Las grandes compañías de seguros y fondos de pensiones se lanzarían a conseguir estas letras de oro, ya que actualmente no tienen buenos activos para cubrir sus crecientes pasivos. Pero también lo harían las grandes casas comerciales que financian el comercio mundial de alimentos, combustible y forraje, debido a que el petrodólar está mostrando fatiga a un nivel peligrosamente alto y podría colapsar bajo estrés en cualquier momento. La competencia de otras divisas por ponerse en los zapatos del petrodólar es en vano. No pueden competir con la letra de oro. Solo pueden participar en la mezquina guerra de divisas.

Del mismo modo, los productores de plata recibirían letras de plata en la Casa de Moneda y las subastarían a la tasa de descuento de la plata, proveyendo así financiamiento alternativo para el comercio de otros productos de primera necesidad. Esto sería equivalente a la remonetización de la plata, que recapitalizaría la economía mundial que hoy tiene su capital hecho un desorden. Sería una increíble reversión de la historia.

La belleza de este plan es que no hay necesidad de atacar e invadir la sede de la Fed sobre Constitution Avenue para echar a los pillos. La Reserva Federal puede seguir con su irracional inundación del mundo con dólares de papel. Una vez que su monopolio se haya roto, la decisión de elegir la moneda reside en el pueblo. ¡Que el pueblo decida si quiere dinero de papel, o si quiere monedas de oro a cambio de sus productos y servicios! Si el Congreso no está dispuesto o no puede restaurar las cláusulas monetarias de la Constitución (de EE.UU.), y si los poderes Ejecutivo y Judicial no pueden cumplir con su deber de proteger al país de los estragos de la degradación de la divisa a causa del poder ilimitado de la Fed, entonces la gente debe tomar la ley en sus manos. Pueden hacerlo acuñando su oro y su plata en cualquier Casa de Moneda que puedan.

- ¿Qué tan probable es que las letras respaldadas en oro comenzarán a circular espontáneamente como usted sugiere? ¿Podría ser en cuanto una Casa de Moneda se abriera al oro en alguna parte del mundo?

- Muy probable. Si no ha ocurrido aún, es porque los países descontentos con el petrodólar están compitiendo por elevar su moneda al status de “divisa mundial de reserva” para reemplazarlo. Ese es el punto. El euro fue concebido en el pecado, ya que sentía envidia y quería apoderarse del territorio del petrodólar. No quería una reforma genuina. Desconocido para la mayoría de los observadores, estamos en medio de una mezquina guerra de divisas para decidir el tema de la hegemonía entre los contendientes. ¿Cuál promesa fallida servirá mejor al mundo? Tarde o temprano, las partes en conflicto se darán cuenta de que sus esfuerzos son en vano. La letra de oro es muy superior a cualquier promesa irredimible, sin importar qué tan bonita nos la puedan pintar.

- La plata fue desmonetizada en el siglo XIX y el oro cien años más tarde. ¿Usted cree que fue un ataque premeditado? ¿Podría ser parte de un “plan de largo plazo” para pavimentar el camino al dinero fíat?

- Me tomó mucho tiempo encontrar la respuesta a esta pregunta. El patrón plata ha sido víctima de una conspiración de dos estados advenedizos: la Unión victoriosa en la Guerra Civil contra la Confederación (en Estados Unidos), y el recién nacido Reich alemán victorioso en la guerra franco-prusiana contra Francia. Sólo tienes que hacer la pregunta: ¿cui bono? (¿quién se beneficia?, ¿en el interés de quién se libraron estas guerras?) Por supuesto, las teorías conspirativas son notoriamente difíciles de probar. Pero luego, también son difíciles de rebatir. El culpable fue un consorcio secreto de casas bancarias multinacionales del siglo XIX que operaron con la complicidad de los gobiernos victoriosos. El consorcio aceptó la disciplina de un patrón oro temporalmente. Habiendo tenido éxito saboteando el patrón plata, era más que seguro que a su debido tiempo también tendrían éxito en sabotear el patrón oro. Y he aquí, eso es exactamente lo que hicieron durante los 100 años transcurridos.

- ¿Qué es dinero desde el punto de vista de Menger?

- Menger definió el "dinero" como la moneda estándar acuñada en un metal monetario (oro o plata). El metal superior (oro) es más mercadeable que cualquier otra mercancía. Esto significa que su utilidad marginal declina a la menor tasa de lo que cualquier otra. En términos prácticos, el diferencial entre el precio a la venta y a la compra de la mercancía más mercadeable  disminuye más lentamente que el de cualquier otra mercancía a cada vez mayores cantidades ofrecidas a la venta en los mercados. Nos guste o no, el producto más mercadeable es el oro. El metal junior (la plata) es más mercadeable que cualquier otra mercancía excepto el oro. Nos guste o no, el segundo producto más comercializable es la plata, incluso después del abuso sin precedentes del que fue objeto durante el período de cien años entre 1873 (año en que se desmonetizó la plata) y 1973 (cuando se terminó por desmonetizar al oro).

- Sabe, muchas personas siguen el precio del oro y dicen “el oro está subiendo (o bajando)”. Olvidan un concepto más importante: el valor. ¿Podría decirnos cuál es la diferencia entre “precio” y “valor” del oro? ¿La gente debería fijarse más en el precio o en el valor de los metales preciosos monetarios?

- Es correcto, el "precio de oro" es tan insignificante como “el largo de la vara de medición”. Me divierto mucho viendo jugar a los fanáticos del precio del oro en las manos de sus torturadores. Parlotean a los medios que “el precio del oro ha subido muy rápido de 1,000 a 1,300 dólares”, cuando lo que deberían decir es que “el dólar ha perdido 23% o casi la cuarta parte de su valor en un dos por tres”. A los ojos de la gente el precio del oro es lo mismo que el valor del oro (debido a que en todos los otros bienes estos dos conceptos coinciden). Eso es exactamente lo que los administradores del dólar irredimible quieren que la gente crea. Esto pone el catastrófico colapso del dólar bajo una óptica más favorable. Pero es un hecho que el precio del oro y el valor del oro son dos cosas diferentes. El valor del oro es constante mientras que su precio fluctúa, lo que significa que el valor del dólar fluctúa. Este hecho debe ser escondido a como dé lugar. La gente debe mantenerse en la ignorancia en lo que concierne al peligro de que el valor del dólar, como el World Trade Center, amenaza con colapsar y enterrarlos bajo los escombros en el momento en que menos lo esperen.

- Muchas personas incluyendo académicos muy famosos creen que el actual sistema monetario con el dólar como la divisa de “reserva” es sostenible, a pesar del hecho de que la Fed y todos los demás bancos centrales estén ocupados imprimiendo cantidades ilimitadas de dinero fíat. ¿Usted está de acuerdo?

- Por supuesto que no. No voy a cuestionar la honestidad intelectual de estos caballeros. En cambio, trato de racionalizar su pensamiento. Sólo pueden pensar en términos de modelos lineales, ignorando así por completo la dinámica del caso. Hay un punto crítico a partir del cual la degradación (de la divisa) se vuelve no-lineal, es decir, incontrolable. Ignoran deliberadamente las consecuencias que vienen detrás con la inevitabilidad de las leyes de la ciencia.

- Ahora bien, muchos analistas aseguran que las rondas de flexibilización cuantitativa (QE, en inglés) nos llevarán a la “hiperinflación”. ¿Qué opina?

- Estoy enfáticamente en desacuerdo. Muy por el contrario, el QE (un eufemismo estúpido para lo que simplemente debería ser llamado monetización de la deuda gubernamental) nos lleva a la deflación a través de la erosión del capital. La cadena de la causalidad es la siguiente: QE significa comprar bonos, o aumentar el precio de los bonos. Pero esto no es una buena noticia para los empresarios. Son muy malas noticias de hecho. Esto significa que su capital está siendo vaporizado. ¿Por qué? Bueno, su capital es similar a la deuda en bonos. Debe ser cargada en la columna de pasivos de la hoja de balance, no en la de activos. Por lo tanto, el incremento del precio de los bonos fuerza un decremento del capital, no un incremento como piensan los ingenuos. La erosión del capital en todos los ámbitos es deflación, no inflación. El déficit de la cuenta de capital debe ser reemplazado por medio de una inyección de nuevo capital, de la misma manera que el capital físico de una firma debe ser reemplazado después de que lo destruyó un incendio accidental. Si no es así, entonces la empresa colapsará inesperadamente a su debido tiempo. Se le conoce como el "síndrome de la muerte súbita".

El amargo final del QE no es la hiperinflación. Es la depresión, la descapitalización, la parálisis de la economía. Eso es lo que estuvo ocurriendo en la década de 1930, y eso es lo que está sucediendo en estos momentos. A principios de 1920 la Reserva Federal, de modo totalmente ilegal, introdujo la política de compras de bonos en el mercado abierto, como se le llamó al QE entonces. Eso fue letal para una economía en dificultades que ya se estaba pudriendo como fruto en el árbol, lista para caer en cualquier momento. Puedo ser una minoría de uno, pero tenazmente sostendré que la Gran Depresión fue provocada por el hombre: fue el resultado del debilitamiento artificial de la estructura de la tasa de interés a través de la compra de bonos de la Reserva Federal.

- ¿Entonces es falsa la Teoría Cuantitativa del Dinero?

- La Teoría Cuantitativa del Dinero es el seudo-teoría más destructiva en la historia de la ciencia, causando un enorme daño. Es difícil ver cómo científicos serios pudieron tratarla con respeto. Puede que sea válida únicamente bajo las circunstancias más restrictivas, como la ausencia total de mercados financieros y de bienes raíces en la economía, cuando el dinero extra no se puede utilizar para nada más que para la compra de materias primas.

- Usted ha dicho que el oro NO obedece las leyes de la Oferta y la Demanda. ¿Por qué?

- El oro es un metal monetario. Su utilidad marginal para todos los efectos prácticos, es constante. Cuando la patología del régimen de moneda irredimible se manifiesta, la demanda de oro va en aumento, pero eso no trae consigo un aumento de la oferta. Por el contrario, da lugar a una disminución. Es la antigua (Ley de) Gresham: el dinero malo saca de la circulación al dinero bueno. El oro es el mejor dinero que tenemos.

- ¿Podría explicar los conceptos de Base y Cobase del oro y por qué la NASOE estudia su interrelación?

- El concepto de base surgió por primera vez en los mercados de futuros de granos en Chicago en el siglo XIX. Por supuesto, en ese momento no había comercio de futuros de oro, por lo que no había base del oro. El comercio de futuros de oro comenzó en la Bolsa de Materias Primas de Winnipeg (Winnipeg Commodity Exchange), Canadá, en 1972 (antes de 1975, cuando todavía era ilegal en los Estados Unidos poseer y comerciar el oro monetario). Fui a Winnipeg para estudiar de primera mano la Base del oro. Creo que fui el primero en introducir el concepto de base del oro en el discurso académico.

Tomó varios años antes de que quedara claro que el comportamiento de la base de oro es muy diferente al de la base del trigo, por ejemplo. Le costó el puesto al economista en jefe del COMEX (Commodity Exchange) quien no pudo resolver el rompecabezas. La base del trigo muestra un patrón cíclico indicativo del año de cosecha. La base del oro muestra un patrón de desaparición indicativo de que el oro monetario vuela a esconderse. Estrictamente sobre la base de la lógica predije la llegada de la backwardation del oro.

- A propósito. ¿Qué es la backwardation del oro y por qué es importante como indicador de desastre financiero actual? ¿Se puede volver permanente la backwardation?

- Backwardation simplemente significa que la base se vuelve negativa. Es una característica habitual de los mercados de futuros de materias primas agrícolas. Se produce al final del año de cosecha cuando se dispone del grano de los elevadores (de grano), los cuales se están preparando para recibir la nueva cosecha. En ese momento se restaura el contango. Contango es lo contrario de la backwardation; significa que la base es positiva.

A diferencia de la backwardation en los granos, la backwardation del oro es altamente anómala. Es indicativa de una gran perturbación oculta. El estado normal del mercado de futuros de oro es el contango.

La definición de la base del oro es la diferencia entre el precio de los futuros de oro más cercanos y el precio del oro con entrega al contado (spot).

Mi alumno Sandeep Jaitly, siguiendo el pensamiento de Menger, introdujo un refinamiento que resultó ser significativo y muy importante para la teoría de la base, el contango y la backwardation. En el mundo de Menger el precio nunca es monolítico; se divide en el precio más alto, a la venta y el más bajo, a la compra. Las transacciones reales se llevan a cabo entre los dos, y el problema que la economía está llamada a resolver es cómo se forman el precio a la compra y a la venta. En consecuencia, Sandeep refinó la definición de base como la diferencia entre el precio a la venta para el contrato de futuro más cercano y el precio a la compra al contado (spot). Al mismo tiempo introdujo el concepto de Cobase como la diferencia entre el precio a la compra del futuro más próximo y el precio a la venta con entrega al contado. (spot). La Base es la estrella guía del almacenista cuando decide que prefiere llevarse el bien físico que el contrato de futuros (esto es, que incrementa netamente su inventario); la Cobase es su estrella guía cuando decide “descargar” el bien físico y prefiere el contrato de futuros (esto es, que decrece su inventario en forma neta). Así, la teoría del intercambio en el mercado de futuros es vista como la teoría del almacenamiento (opuesta a la mal construida teoría del seguro de Keynes).

La interacción entre la base y la Cobase del oro es de lo más importante. El hecho es que, aunque primero la base del oro solo está “mordisqueando” valores negativos, conforme continúa sin cesar la salida de circulación del oro monetario, el mercado de futuros de oro finalmente se hunde en backwardation permanente desde la que no hay retorno (justo como tampoco hay retorno de un agujero negro en la física). La NASOE hace un trabajo pionero en esta área y estamos muy orgullosos de ello. Nadie puede predecir el día exacto en que el dólar irredimible morirá, y tampoco podemos en la NASOE. Pero, a diferencia de otros, podemos hacer declaraciones cualitativas sobre las circunstancias bajo las cuales tal escenario se desarrollará. No hay duda de que la backwardation permanente del oro, cuando venga, anunciará no sólo la muerte del dólar irredimible, sino también la reducción del comercio mundial de multilateral a bilateral, totalmente insuficiente en una economía compleja como la nuestra.

- Desde una perspectiva académica, ¿usted cree que los mercados del oro y la plata son manipulados?

- No creo que estén más manipulados de lo que siempre han estado. Todos los gobiernos de la historia han participado en ello. Siempre han luchado para acumular tanto oro como les sea posible, por las buenas o por las malas. La manipulación del oro incluso tiene un nombre: se llama mercantilismo. No es una política muy inteligente. Una política más inteligente sería alentar el uso del oro en la vida cotidiana en vez de tenerlo detenido y encarcelado en las bóvedas de los bancos centrales.

Las personas deben sentirse seguras en su posesión de oro. Este es un requisito previo a lo que se conoce como una “era dorada”, y que se refiere a una época en que la gente está feliz y dispuesta a gastar su moneda de oro, porque tienen confianza en que siempre podrán tenerla de regreso en los mismos términos. Cuando esta confianza se pierde, el oro se esconde. Esto es cierto no sólo bajo el patrón oro, sino también bajo el régimen de divisa irredimible. Cuando el oro goza de gran visibilidad, es indicativo de buenos tiempos. Cuando el oro corre a esconderse, los buenos buenos tiempos dan paso a tiempos difíciles.

- Profesor Fekete, como sabe, China está actualmente comprando cantidades impresionantes de oro. ¿Se están preparando los chinos para el colapso del sistema monetario global?

- Pienso que es prudencia. La civilización china es mucho más antigua que la nuestra. Una de sus ventajas es la alta estima que tienen por la virtud del ahorro. Nuestra propia civilización falló esta prueba: ha sido víctima de los cantos de la sirena del keynesianismo y, más tarde, del monetarismo estilo Friedman, cantando la canción del consumismo a costa de los ahorros y la providencia.

Es posible, por supuesto que China, además de simplemente ser prudente y previsor esté también preparándose para el Armagedón del colapso del sistema monetario internacional, peligro que muy pocas personas en Occidente reconocen. Ciertamente, los Estados Unidos cometieron un error colosal en dejar que China tomara el liderazgo en la promoción del oro como metal monetario. Pagará un precio muy alto por esta estupidez. Las universidades de Estados Unidos están poco preparadas para hacer frente a la crisis monetaria que se avecina. Han eliminado sistemáticamente de sus planes el estudio del dinero de oro. Los garabatos de académicos sicofantes, representando seudo-ciencia diseñada para probar que la divisa irredimible es la ola del futuro, han sustituido a la investigación imparcial. El keynesianismo como un esquema de lavado de cerebro es eclipsado sólo por el Lysenkoísmo en su alcance. No es un mérito que el keynesianismo no tuviera que recurrir al Gulag y al pelotón de fusilamiento en la discusión con sus oponentes. Estos sabían cuál era su deber y cedieron.

- Así que, ¿Estados Unidos es una especie de Nuevo Imperio Romano que cae? ¿Es el dólar americano el nuevo denario romano que está siendo degradado hasta no valer nada?

- Parece ser el caso. El Imperio Romano representó la cima del conocimiento científico de su tiempo, sin embargo, sucumbió a la tentación de la devaluación monetaria que fue la causa primordial de su caída. Del mismo modo, los EE.UU. representa la cumbre de los conocimientos científicos de nuestra época, pero esto no los protegió de la charlatanería del keynesianismo y el monetarismo estilo Friedman. Si logramos escapar del desastre esta ocasión, será de milagro.
Fekete y Barba

- ¿Qué puede hacer la persona común para protegerse a sí misma de esta catástrofe?

- Tener oro y una parcela de tierra en el campo para enterrarlo en la noche y para el cultivo de alimentos cuando ya no esté disponible en las ciudades.

- Usted se ha referido a la especulación, sus causas y efectos, tanto en esta entrevista como en sus discursos y otros artículos. ¿Podría decirnos unas palabras respecto al rol económico de la especulación en general?

- La especulación es el talón de Aquiles de la economía. La especulación está ausente en la teoría económica keynesiana, marxista, walrasiana y austríaca –como lo señala el artículo de Wikipedia respecto a mi trabajo. Pero como dijo Mises, sólo hay dos maneras en que los seres humanos pueden hacer frente a la incertidumbre del futuro: por la ingeniería y la especulación. Si se me permite añadir, la primera es ampliamente reconocida, la segunda por completo ignorada. Para empeorar aún más las cosas, la especulación se confunde a menudo con el juego, aunque la diferencia entre los dos es bastante clara. La especulación se ocupa de los riesgos creados por la naturaleza; el juego trata con los riesgos creados artificialmente por el hombre. En contraste con el primero, este último no aporta nada al bienestar humano. La economía predominante, intencionalmente oscurece el tema tergiversando la especulación en bonos y la especulación en oro como si fueran riesgos inherentes a la naturaleza. Pero eso es una mentira: los riesgos en el mercado del oro como aquellos en el mercado de bonos son creados por el hombre, más precisamente, hechos por el gobierno siguiendo por completo los malos consejos de keynesianos y monetaristas estilo Friedman.

Por disposición de la naturaleza el oro es estable y también las tasas de interés bajo el patrón oro. Pero por la artillería de los gobiernos el oro y los bonos han sido desestabilizados, causando un daño incalculable a la economía mundial.

- ¿Algún comentario final?

- Me gustaría llamar la atención de tus lectores hacia tres de mis publicaciones recientes que se pueden encontrar en mi sitio web http://www.professorfekete.com/. Se refieren a las mismas preguntas que hemos tratamos en esta entrevista.

Bonds may be defiying dire forecasts – but they are not defying logic;  Parts I, II  (March 3, 2014)




- Gracias por su tiempo, professor Fekete. Esperamos tenerlo pronto de nuevo en este blog.

miércoles, 9 de abril de 2014

MÉXICO CON “ESCUDO FINANCIERO” DE PAPEL




Imagen: themarketmogul.com
El lunes abordamos en este espacio el tema de la enorme y aun creciente demanda de oro por parte de China. Esta, que es la segunda economía mundial, tiene un apetito insaciable por el metal precioso que la ha llevado a convertirse ya en el máximo consumidor en todo el planeta, por encima del histórico demandante número uno: India.

Esta noticia que a la mayoría de los medios les pasa de largo, es de la mayor importancia. Y es que aún en la actualidad mucha gente no sabe que las monedas de los países, incluso las consideradas “fuertes” como el dólar, el euro o el yen y hasta el peso mexicano, hace más de 40 años que no están respaldadas en oro.

De hecho se suele decir que ahora están respaldadas en la fortaleza de la economía de un país, y en su credibilidad.

No obstante, el problema que esconden diciendo esto es que justo las economías de naciones vistas todavía como potencias, como Estados Unidos, Reino Unido, Japón, etc. están en condiciones muy endebles, y por tanto la confianza en ellos y sus monedas tiende a disminuir.

El pecado original de esa debilidad económica en el mundo entero, incluido México, está en haber abandonado el patrón oro en los años ‘70 del siglo pasado. Antes de ese abandono, Estados Unidos se había comprometido a entregar a los bancos centrales que lo solicitaran, oro a un tipo de cambio de 35 dólares por onza troy, pero debido a sus desbalances en las cuentas con el exterior, el entonces presidente Nixon tuvo que decidir entre devaluar al dólar, o abandonar el patrón oro. Nixon se dejó seducir por el canto de la sirena de Milton Friedman y optó por la segunda opción.

Como quiera, lo cierto es que lo hicieron por una razón obvia: ya no tenían oro suficiente para pagar sus deudas. Estados Unidos quebró de hecho, incumplió sus pagos en oro y desde entonces, unilateralmente decidió que nos “saldaría” ya solo con dinero de papel –sus propios dólares, que es lo que ahora acumulamos como reservas internacionales.

El problema es que la capacidad del dólar para servir como moneda de reserva mundial se está agotando, por culpa primero que nada, de que los están imprimiendo sin fin, y luego, porque para poder hacerlo emiten deuda que crece de forma exponencial. Algo insostenible.

Cualquiera sabe que por muy rica que sea una persona o país, no puede endeudarse para siempre y gastar más de lo que gana. Tarde o temprano volverán a quebrar y cada vez menos se aceptará a nivel internacional sus devaluados dólares como pago, que por cierto, a Banco de México y otros les encanta acumular como supuestas “reservas”.

Esto lo sabe la potencia naciente que es China, y justo por eso prefiere acumular gran valor en oro a precios de ganga, que más papeles verdes. El oro no puede llegar a valer cero, pero el dólar sí. De hecho, cuando el sistema de dinero inconvertible basado en el dólar se venga abajo, el oro retomará gran parte de su uso monetario internacional.

Dijo alguna vez el famoso banquero estadounidense JP Morgan: “el oro es dinero, y nada más”. El resto son divisas, moneda de curso legal. En una palabra, son crédito, y los créditos, siempre conllevan un riesgo de no ser pagados. Es justo lo que volverá a hacer Estados Unidos, pues sabe que nadie le irá a declarar la guerra por razones de su inexpugnable fuerza bélica.

Es por eso que China devora el oro mundial, y como dice el experto Jim Rickards, todos los demás deberíamos hacer lo mismo.

Los cálculos varían, pero muchos analistas coincidimos en que China acumula oro a tasas impresionantes, que cuando menos son dos mil y quizá más de cinco mil toneladas al año, que están saliendo en su mayor parte de las bóvedas occidentales para nunca regresar. Es seguro que una gran parte de esas barras que demandan, está yendo a parar a las reservas chinas, y el resto, a manos privadas en su territorio.

Para darnos idea de las pocas reservas en oro que tiene nuestro país, poco más de 120 toneladas (que sólo existen en el papel y en la imaginación de Agustín Carstens, pues se supone que están resguardadas en el Banco de Inglaterra), basta con decir que esa cantidad es equivalente a lo que China “devora” en alrededor de 20 días, en los cálculos más conservadores. El resto de nuestras “reservas”, más de 97 por ciento, es también de papel. 

En el interés del país ojalá se acumulen ya menos dólares y más oro. Un auténtico escudo financiero como el que están construyendo los chinos, es lo que nos hace falta.

lunes, 7 de abril de 2014

CHINA DEVORA EL ORO MUNDIAL ¿POR QUÉ?




Imagen: AgAunews.com
En este espacio hemos dado seguimiento puntual a las actualizaciones de la demanda de oro físico por parte de China. La razón es que los medios de comunicación predominantes en Occidente, primero se hicieron de la vista gorda ante el apetito insaciable del país asiático por el metal precioso, y ahora que ya lo abordan de vez en cuando, lo hacen subestimando cifras que nos brindan un panorama más realista de la situación. Por ello, este blog difunde esas informaciones que tanto incomodan al statu quo.

El pasado viernes, Alasdair Macleod, analista principal de GoldMoney, publicó sus nuevos cálculos de demanda de oro china,que ha revisado al alza. Esta vez, ha incorporado sus deducciones respecto al metal almacenado en bóvedas, que incluye cuentas de oro de bancos comerciales, producción minera y reciclaje. Esto, porque hay indicios de que el gobierno central de Beijing, está acumulando estos dos últimos conceptos en sus propios almacenes, y por tanto, no están siendo utilizados para satisfacer la demanda del público inversionista, sino para acumular reservas de forma oculta.

Como ya deberíamos tener muy claro, el gobierno chino lleva una doble contabilidad de reservas de oro, las que reporta al Fondo Monetario Internacional y las que guarda en secreto. Es previsible que en el mediano plazo vuelvan a dar una gran sorpresa al anunciar un salto en sus reservas áureas, pero por el momento, están muy felices comprando a los manipulados precios bajos de hoy, refundiendo los lingotes occidentales, refinándolos y formando nuevas barras de oro de 1 kg y pureza de 99.99%, su estándar.

El año pasado, la Asociación del Oro de China (CGA por sus siglas en inglés) hizo creer al público en Europa y América que su “consumo” del metal precioso fue de apenas 1,176.3 toneladas. Aun con esa cantidad, le bastó para rebasar de manera oficial a India como el máximo consumidor global. Sin embargo, tan solo las entregas físicas que efectuó la Bolsa de Oro de Shanghái (SGE, por sus siglas en inglés) ascendieron a 2,197 toneladas, como lo dio a conocer el especialista Koos Jansen en su blog.

Hasta 2007, el monto entregado (retirado) de los almacenes de la SGE era considerado como el oficial para medir la demanda china, pero con el inicio de la crisis global en 2008, es claro que ya no quisieron que así se viera, pues haría más que obvia su demanda creciente. Jansen asegura que todavía en los Reportes del Mercado de Oro de China de 2007 a 2011, los números de demanda que aparecían también eran iguales a los retiros de la SGE, pero desde 2012, la CGA no publicó más dichos Reportes.

Fuentes de Jansen le confirmaron que el Banco Popular de China (Central) no compra su oro por medio de la SGE, por lo que incluso la cifra de 2,197 toneladas se queda muy corta para reflejar la demanda real. Es un hecho.

En esto coincide Macleod. Opina que a esa cifra debería sumarse tanto la producción minera como el reciclaje y el incremento en los inventarios de oro almacenado en la SGE.

Esto último por cierto, lo calcula tomando como base la proporción que guardaron los aumentos en las entregas (retiros) de la SGE de 2008 a 2011, y que descubrió tuvieron una relación de 1 a 1 con respecto a lo que se agregó a la custodia en sus almacenes. El resultado es una estimación de 1,058 toneladas en 2013.

Sobre la producción minera, deduce con base en sus fuentes que ante la ausencia de barras en circulación y en la propia SGE con grabados que las identifiquen como elaboradas por refinadores chinos, lo más probable es que el propio gobierno esté adquiriéndolas en su totalidad y guardándolas en bóvedas separadas. Por eso nadie las ha visto. Pese a todo, ese metal tiene que estar en alguna parte dentro de su territorio, pues no se exporta. Macleod cree que este es uno de los motivos por los cuales China suspendió la revelación de estadísticas de almacenamiento en la SGE.

En lo que toca al reciclaje, del que tampoco hay estadísticas desde 2011, estima sus números para años siguientes contemplando las variaciones sufridas por el precio del oro en 2012 y 2013. Menores cotizaciones traen aparejadas cantidades bajas de metal reciclado, que son mayores cuando los precios suben. Como quiera, ese oro reciclado tendría que ser refinado necesariamente también por empresas chinas, y al no haber evidencia de barras estándar de 1 kg. en circulación, asume que también es acumulado en secreto por el gobierno. La suma de estimados de producción minera y reciclaje asciende así a 780 toneladas.

Por todo lo anterior, la demanda de oro china en 2013 calculada por Macleod es de unas impresionantes 4,843 toneladas, compuestas por 2,197 tons. de retiros de la SGE, 1,058 tons. de incremento en oro almacenado por la misma SGE, 780 tons. de producción minera y reciclaje que termina en bóvedas secretas del gobierno y 808 tons. de adquisiciones netas de Hong Kong.

Bajo los nuevos criterios de Macleod, de 2008 a 2013 China habría “drenado” de bancos centrales, minas, ETFs (fondos cotizados) y reciclaje occidentales alrededor de 9,461 toneladas de oro.
Imagen: Alasdair Macleod, Goldmoney.com
clic para ampliar
Más allá de lo aquí expuesto, en este blog coincidimos con Jim Rickards, quien en la entrevista exclusiva que nos concedió, dijo que nadie sabe a ciencia cierta cuánto oro está siendo devorado por China, ni siquiera los propios chinos. Y es que por ejemplo, es imposible saber cuántos lingotes más están entrando por vía militar o por contrabando, que por supuesto, no son reportados.

Lo que sí sabemos es que ese oro está saliendo de arcas de Occidente que se siguen vaciando, ante la complacencia del verdadero poder detrás de la cortina que se prepara para el momento en que, cuando lo juzgue conveniente, decida que es momento de desechar al petrodólar para dar pie a un nuevo sistema, que desde luego, pretenden también dominar. Sobre esto abundaremos en la siguiente entrega de este blog.

Cuando eso suceda, los últimos tenedores del oro serán los más beneficiados, mientras las demás potencias, sin oro pero con las manos repletas de armas, serán más peligrosas que nunca para la paz mundial.

viernes, 4 de abril de 2014

EL MENSAJE OCULTO DEL ORO




Imagen: Banxico
Hace un par de semanas comentamos aquí que el precio del oro terminará este año con su periodo de corrección (baja) iniciado en 2011, pero también que podría probar antes nuevos mínimos cercanos a 1,200 dólares la onza, como ocurrió en 2013. De manera que las presiones bajistas en su precio continuarán por ahora.

Sin embargo, el examen a la fecha de la Base y la Cobase del oro, indicadores exclusivos que revisamos en la Nueva Escuela Austríaca de Economía fundada por el Prof. Antal Fekete, nos revela que aunque el metal ya no está en backwardation como la mayor parte del año pasado, sí tiende a regresar a ella.

Hay backwardation en el oro cuando el precio al contado es mayor que el del contrato de futuros más cercano (contrato activo), y no al revés, como es normal.

La relevancia de esto es que indica que hay “escasez” en el mercado por una reticencia de los tenedores a desprenderse de su metal por razones de protección financiera. Los compradores entonces se ven obligados y dispuestos a pagar más caro si quieren adquirir el oro hoy, a pesar de que sea más barato hacer la compra con entrega a futuro. Hay cierta urgencia. La razón es que las condiciones de la economía mundial son tan endebles, que el oro corre a esconderse. En tiempos de turbulencia como los que vivimos, es el único refugio financiero confiable, pues cuando se tiene en físico no forma parte de la hoja de balance de nadie más. Es propiedad privada en toda la extensión de la palabra, y por si fuera poco, fuera del quebrado sistema bancario.

Con la subida de las cotizaciones que se observó durante la mayor parte del primer trimestre de 2014, la backwardation se perdió ante la llegada de más vendedores a precios más altos. Este tipo de inversores por lo general son especuladores y no inversionistas de largo plazo o manos fuertes, que ni siquiera con cotizaciones más elevadas están dispuestos a enajenar su riqueza áurea. Para ellos, la posible ganancia no compensa en absoluto los riesgos de vender su oro físico.

En este sentido, tras volver a caer los precios después de la anexión de la península de Crimea a Rusia, la Base y Cobase del oro, medidores que nos dicen cuándo el oro está en backwardation y cuándo en contango, su opuesto, muestran una tendencia a regresar a la primera condición. Así se observa en el gráfico siguiente (cortesía de Sandeep Jaitly de feketeresearch.com), en el que la línea azul es la base y la roja la cobase. Las continuas corresponden al contrato de junio y las discontinuas al de agosto. Cabe recordar que hay backwardation cuando la Cobase llega a terreno positivo y por ahora, hay contango.


En el caso de la plata, el contrato activo de mayo (líneas discontinuas) está a punto de entrar en backwardation (Cobase positiva), lo cual es muestra de que los niveles de precio actuales, la plata es más atractiva que el oro, y de que su cotización tiene por ahora menos presiones a la baja que la de aquél.



El mensaje oculto de esto que no revela ningún análisis técnico tradicional, es que el oro físico está saliendo de la circulación para ser atesorado en manos privadas. Ese vaivén de backwardation – contango – backwardation, marca una tendencia clara hacia la permanencia de ésta.

Ese no sería problema excepto por algo: la cantidad de obligaciones en papel (futuros, opciones, préstamos de oro, cuentas “no asignadas”, etc.) es mucho mayor al oro físico que las respalda. La salida de circulación que revela la backwardation tiende a reducir más las existencias disponibles para cubrir aquellas, lo que anticipa de entrada que en el mediano y largo plazos el precio tendrá que ser mucho más elevado, pero además, que tarde o temprano a la abrumadora mayoría de tenedores de “oro” papel se les incumplirá el pago en metal. Una masacre financiera.


Por eso, todo aquel que tenga oro en manos de terceros debe reclamar su pronta entrega, y acumular más si la oportunidad se presenta. Como dice el Prof. Fekete, “cuando se trata del oro, no se puede confiar en nadie”.

miércoles, 2 de abril de 2014

DEUDA MEXICANA, CRECE SIN CESAR




Foto: Reuters
Ayer la Secretaría de Hacienda, colocó en el mercado bonos de deuda mexicana a 7 y 15 años en euros, en los que dijo, son “los costos de financiamiento más bajos de la historia” –obtenidos por el gobierno federal– en esa moneda. La emisión total fue por un monto de dos mil millones de euros, mil millones en Bonos Globales con vencimiento en 2021 y mil millones más que vencen en 2029.

Hacienda presumió así que México es el primer país emergente en colocar al mismo tiempo un bono de mediano y de largo plazo, con la menor tasa obtenida por un emisor soberano no europeo. Y es que los rendimientos a pagar serán de solo 2.4 y 3.75 por ciento al vencimiento, respectivamente.

En su comunicado oficial, Hacienda declaró que las condiciones alcanzadas, muestran la confianza que tiene la comunidad financiera internacional en el buen manejo de las finanzas públicas y la macroeconomía del país.


Sí, es cierto como aquí hemos ya comentado, que siempre será mejor tener un crédito a plazo largo y con tasa preferencial, que uno con mayores costos y pronto vencimiento. No obstante, el mal no se encuentra ahí, sino en el comportamiento financiero de quien se endeuda.

En su momento, cuando comentamos el bono a 100 años por mil millones de libras esterlinas que se anunció en marzo, pusimos el ejemplo de una persona que con sus tarjetas de crédito hasta el tope, decide solicitar un préstamo hipotecario sobre su casa, para con eso liquidar sus tarjetas y pagar menos intereses. Desde luego tendría una tasa mucho más baja y un plazo extendido sobre la nueva deuda. Dijimos entonces que si su patrón de consumo siempre ha sido gastar más de lo que gana, volverá a saturar pronto sus tarjetas de crédito y al final, tendrá dos problemas enormes cuando lo que quería era salir de uno.

Pues bien, eso a escala macroeconómica es lo que nos estará sucediendo. Así se ha hecho ya oficial, pues en su comunicado, Hacienda plantea como uno de los objetivos de la nueva emisión en euros, el de “extender el perfil de amortizaciones de los bonos de referencia en moneda extranjera”. Como en el ejemplo, el gobierno Federal no estará encontrando una manera de salir de las deudas, sino una de ampliarlas todavía más.

Recordemos que para este año, Hacienda misma planteó en el Paquete Económico “impulsar” el crecimiento a través de un mayor gasto y déficit públicos. La forma de financiar ese falso “estímulo” será, sí, adivinó, pidiendo más créditos. No son buenas noticias y así lo denunciamos con oportunidad el año pasado.

Ideal sería que equilibráramos nuestras cuentas con el exterior y tuviéramos ahorros públicos que permitieran generar capital a mediano y largo plazos. Claro está que en el corto, el crecimiento sería más lento, pero sólido y luego, más acelerado y sostenido. Ningún país ha llegado a la riqueza cavando más hondo el agujero de la deuda, y sin antes haber controlado sus propios gastos.

Ahora, claro que hay relativa confianza en las condiciones de México, pero eso no es gracias a nuestras “fortalezas” que no son tales, sino a que otros países están peor. Debemos tener en cuenta también que no es mérito propio, sino que a escala mundial las tasas de interés están manipuladas a los niveles más bajos que se hayan visto jamás. Eso propicia que por ahora tengamos mejores condiciones, pero debemos prepararnos para cuando esto cambie, las tasas de interés se disparen y entonces sí, paguemos muy caro la nueva deuda que queramos emitir.

Dado que no habremos aprendido a disciplinar nuestras finanzas, estaremos en serios problemas. Es tan seguro que eso pasará como que mañana volverá a salir el sol.

Por eso, ojalá los mexicanos y nuestro gobierno, evitáramos caer en la tentación del endeudamiento sin fin –algo que por ahora se ve imposible, pues sin duda nos conduce al barranco mismo en el que estallará sin remedio, esta que es la burbuja más grande de todos los tiempos: la burbuja de los bonos soberanos.

¿NO SE PUEDE DEVALUAR AL DÓLAR?




Imagen: saladeinversion.com
Hace unos días el empresario Hugo Salinas Price, reconocido como un experto en el mundo de los metales preciosos y su rol monetario, escribió un artículo titulado The Dollar Cannot Be Devalued and Suicidal Bankers” (“El Dólar no Puede ser Devaluado y Los Banqueros Suicidas”), criticando la visión de otro experto como Jim Rickards, a quien entrevistamos la semana pasada. Rickards nos dijo: Si EE.UU. infla y devalúa al dólar, el precio del oro se irá mucho más arriba.

En este sentido, Salinas Price hace una precisión muy certera: “la última devaluación del dólar tuvo lugar bajo el presidente Roosevelt en 1934, cuando de valer 1/20.67 de onza de oro en 1933, el dólar fue devaluado a 1/35avo de onza de oro.” Esto fue posible porque el tipo de cambio oro/dólar era fijo.

Agrega asimismo que: “la última oportunidad de devaluar al dólar tuvo lugar en agosto de 1971, cuando estaba todavía atado a 1/35avo de onza de oro. Nixon tomó el consejo de Milton Friedman y cometió el peor error en la historia; Nixon no devaluó el dólar como debió haber hecho, sino que simplemente sacó a los Estados Unidos del patrón oro, como era, y desde entonces se negaron a redimir los dólares que tenían los bancos centrales alrededor del mundo a ningún precio.”

De manera que el oro no puede ser devaluado desde el 15 de agosto de aquel año, cuando se anunció la medida.

A partir de entonces el dólar es la moneda de “reserva” mundial, es decir, el sistema mismo está basado en cimientos de dinero de papel, sin otro “respaldo” que el de la deuda. Todas las demás monedas, como el peso mexicano e incluso el propio euro, son derivados de ella y se devalúan o revalúan contra el billete verde todos los días.

La crítica central de Salinas Price a Rickards, por tanto, es que esta vez los Estados Unidos no pueden declarar una devaluación oficial del dólar, porque no hay nada contra lo que se puedan devaluar, pues además ese país se niega a reconocer el papel monetario del oro, el dinero real, contra el que sí podría devaluarse por decreto.

Rickards dijo en la entrevista que nos concedió, que si el gobierno estadounidense percibía una crisis deflacionaria de grandes proporciones, podría declarar la elevación del precio del oro para causar inflación. No obstante, para que ello fuera posible, como dice Salinas Price, “primero sería absolutamente necesario que estableciera al oro como referente de su valor”, y es cierto.

Sin que esto se haga antes, dice, “es imposible devaluar al dólar”. Entonces, si esto es así, ¿por qué poderosos intereses detrás de los bancos centrales más importantes como la Fed, y el propio gobierno americano están obsesionados con intervenir (manipular) en el mercado del metal precioso?

La respuesta tiene que ver con motivos económicos, pero también políticos. Un precio ascendente del oro daña de forma severa la confianza en la moneda de “reserva” y su rol como petrodivisa. Salinas asegura que “cuando se percibe que el valor dólar cae frente al oro, su caída causa que los inversores cambien dólares y otras divisas por oro como medio de protección de riqueza”. Un precio del oro al alza, entonces, es una mancha en el prestigio del dólar que va en detrimento del poderío mismo de los Estados Unidos.

Por eso ocurren las subrepticias manipulaciones del mercado del oro y la plata por medio tanto de ventas masivas de “metal” papel en el mercado de futuros, como de préstamos de oro de grandes bancos centrales a bancos comerciales, que luego revenden varias veces un mismo lote de oro con apalancamiento. 

Esa falsa sobreoferta mantiene deprimida la cotización del dinero real en beneficio de los intereses que gobiernan el planeta. Claro está, esa manipulación no puede durar para siempre, pues las fuerzas del mercado –que son más fuertes que nadie, terminan por imponerse.

Justo en esto sí coinciden Salinas y Rickards, porque como aquí hemos denunciado, no hay en el mundo oro físico que alcance para cubrir todas las obligaciones que existen en el papel, y porque en la historia de la humanidad no hay un solo caso de experimento con dinero fíat (de papel) que no haya terminado en desastre. El caso del dólar estadounidense no será distinto.

También están de acuerdo en el hecho de que los chinos –inventores del papel moneda, están protegiéndose de ese eventual colapso con oro.

Para Salinas la situación global es peligrosa: “Estados Unidos es como un barco sin botes salvavidas, porque se presume que es inhundible.”


El empresario al igual que Rickards y el autor de este blog, prevé que una vez que ocurra el colapso general del dólar, y se descubran sin todo el oro que ha sido llevado a Asia y sobre todo a China, “Estados Unidos con la espalda contra la pared podría convertirse en una entidad muy peligrosa para el mundo”. Ojalá estemos equivocados, pero las probabilidades de una gran guerra por el oro, sin duda aumentan conforme pasa el tiempo.

viernes, 28 de marzo de 2014

JIM RICKARDS: CHINA IMPORTA ORO SECRETAMENTE USANDO CANALES MILITARES (ENTREVISTA EXCLUSIVA)




Jim Rickards
El blog de Inteligencia Financiera Global se complace en presentar la siguiente entrevista exclusiva con el experto mundial Jim Rickards. Jim es autor del best-seller "Guerra de Divisas” y de "La Muerte del Dinero”, que está por llegar.

Es también administrador de cartera de la firma West Shore Group y socio de Tangent Capital Partners, un banco comercial con sede en Nueva York. Es asesor en mercados de capital de la comunidad de Inteligencia de EE.UU. y de la Oficina del Secretario de Defensa.

Gracias por aceptar esta entrevista.

Jim, como bien sabes, China es actualmente el mayor consumidor mundial de oro, pero mientras que el Consejo Mundial del Oro (WGC por sus siglas en inglés) afirma que su demanda "record" en 2013 fue de sólo 1,065.8 toneladas, la Asociación del Oro de China estima que el “consumo” de oro fue de 1,176 toneladas. Por otro lado, varios expertos como Koos Jansen dicen que la demanda real de ese país fue mucho más de 2,000 toneladas el año pasado. ¿A quién debemos creerle?

- Hay muchas estimaciones oficiales y no oficiales de la acumulación de oro en China. La verdad es que nadie sabe el número exacto debido a que China no es transparente en cuanto a las cifras del total de oro que entra al país, ni las de su propia producción minera. Tampoco es transparente sobre cuánto de ese oro va para la adquisición personal y cuánto para las reservas del gobierno. Por lo tanto, todos los analistas, incluido yo, estamos trabajando con información imperfecta o incompleta.

Sabemos que un poco de oro entra a China usando canales militares y que no se reporta a ninguna autoridad. Como resultado, incluso las mejores estimaciones podrían ser demasiado bajas. La mejor guía es asumir que China tiene un objetivo en mente, probablemente 5,000 toneladas o más, y continuará acumulando a través de diversos canales hasta que se alcance ese objetivo. Mi estimación es que China va a anunciar que cuenta con más de 5,000 toneladas de oro a principios de 2015. Probablemente tiene al menos 3,000 toneladas en la actualidad.

¿Por qué China está comprando cantidades tan grandes de oro? ¿Se está preparando Beijing para el colapso del sistema de dinero fíat (de papel, irredimible)? ¿Querrán reemplazar al dólar con el yuan como moneda de reserva?

- China no prevé reemplazar al dólar con el yuan como moneda de reserva global. Esto requeriría que China abriera su cuenta de capital, lo que no quiere hacer. También se requiere un buen estado de derecho y un profundo mercado de bonos líquidos con instrumentos de financiamiento y cobertura, los cuales no tiene. Así, el yuan no será una divisa de reserva durante al menos diez años, posiblemente durante más tiempo  y los chinos lo saben.  

La razón por la que China está adquiriendo oro es para cubrir su exposición a los dólares. China en realidad quiere un dólar fuerte debido a que poseen más de $3 billones (millones de millones) de dólares en papel de deuda denominado en dólares que no pueden desechar. Si Estados Unidos infla y devalúa el dólar, el precio del oro subirá mucho. Cualquiera que sean las pérdidas de China en el papel a causa de la inflación del dólar, las compensará con sus ganancias en oro. Así que China está cubriendo sus dólares con oro. Otros inversionistas deberían hacer lo mismo.

El oro se está yendo de Occidente al lejano Oriente, eso es un hecho. Parece que las economías "desarrolladas" se están quedando sólo con "oro" papel. ¿Podría esto dar lugar a futuras tensiones de guerra entre China y Rusia por un lado, y los EE.UU., Europa y Japón por el otro?

- Ciertamente el oro se está moviendo rápidamente de bóvedas en los EE.UU. y Europa, como las del COMEX (Commodity Exchange) y el GLD (el más popular de los fondos cotizados en oro), hacia bóvedas en China, incluyendo las del gobierno. Gran parte de este oro pasa a través de las refinerías suizas, donde se funden barras de 400 onzas y 99.90% de pureza, para volverlas a refinar y convertirlas en barras de 1 kilo y 99.99 % de pureza.

Cuando el oro se mueve de Occidente a Oriente, no hay ningún cambio en las existencias totales de oro, pero hay una reducción en la oferta flotante debido a que el oro del COMEX y el GLD está disponible para el comercio y préstamos, mientras que el oro oficial de China no lo está. Esto implica una reducción gradual de posiciones cortas en oro papel, porque hay menos oro físico disponible para soportar el comercio de oro papel. A su vez, esto propicia un mayor precio para el oro físico. Un precio más alto del oro significa un valor bajo para el dólar medido en oro. Esto aumentará las tensiones entre China y los Estados Unidos, tensiones que ya son altas entre China y Japón por las islas del Mar del Sur, y entre los EE.UU. y Rusia por Ucrania. Con todo esto en combinación, el potencial de un error o escalada que pueda resultar en una guerra real provocada en parte por el aumento de los precios del oro, se vuelve más probable.

El precio del oro ha estado subiendo en lo que va del 2014 (al momento de la entrevista). ¿Pueden las actuales tensiones entre Ucrania y Rusia provocar una explosión en los precios del oro? ¿Qué tan alto podría subir el precio del oro en el largo plazo a pesar de la manipulación?

- Las tensiones entre los EE.UU. y Rusia relacionadas con Ucrania han ayudado ligeramente al precio del oro debido a los habituales flujos de inversión hacia “refugios seguros”. Es poco probable que escale la guerra económica entre Estados Unidos y Rusia por Ucrania porque los primeros tienen mucho más que perder que Rusia, y no quieren llevar la situación hasta ese nivel.

Los bancos centrales tienen todavía la capacidad de manipular los precios del oro, a través de préstamos de oro físico a bancos comerciales, que utilizan el metal que toman prestado para venderlo en cuentas “no asignadas” (en estas el propietario no posee lingotes específicos, sino que un solo inventario de existencias sirve para cubrir todas las solicitudes de retiro de un oro que ha sido vendido varias veces) a sus clientes, usando apalancamiento. Pero la demanda de oro físico por parte de China y otros está haciendo que los préstamos y transacciones de oro papel sean más difíciles, porque hay menos oro físico para soportar el intercambio y un mayor riesgo de impago por parte de algún participante en el mercado que súbitamente se descubra incapaz de obtener oro físico para cumplir con un contrato de papel.

Toda manipulación eventualmente se viene abajo porque los participantes del mercado comienzan a acumular del otro lado de la operación para poner a prueba la voluntad y los recursos de los manipuladores. Cuando la manipulación actual se venga abajo, probablemente en el próximo año o dos, el oro se disparará basado en los fundamentos de oferta y demanda. En ese escenario, precios de 3,000 dólares la onza no deberían sorprendernos, aunque el oro podría irse a 9,000 dólares la onza o más si es necesario para restaurar la confianza perdida en el sistema monetario internacional.

Jim, ¿está el mundo al borde de un colapso deflacionario o de uno inflacionario? En cualquier caso, ¿es una buena idea para la gente común e incluso países enteros el acumular reservas de oro físico?

- El mundo está al filo de la navaja de la inflación y la deflación. Hay una poderosa tendencia deflacionaria en el mundo a causa de la depresión de 2007 y de la necesidad de vender activos para liquidar deuda, lo que pone aún más presión a la baja en los precios de los activos, incrementando el estrés sobre otros, forzando la venta de activos adicionales, etc., una espiral descendente.

Hay una poderosa tendencia inflacionaria en el mundo a causa de la impresión masiva de dinero y de las tasas de interés en cero, las cuales permiten el uso del apalancamiento para inflar el precio de los activos.

La deflación y la inflación se están anulando entre sí en los índices de precios, pero ninguna se irá pronto. Las reservas de oro físico son la mejor clase de activo en esta situación. Si la inflación prevalece, los precios del oro subirán mucho a través de las fuerzas del mercado. Si prevalece la deflación, el gobierno podría forzar los precios del oro al alza con el fin de causar más inflación generalizada. Esto sucedió alrededor del mundo de 1931 hasta 1934, cuando el Reino Unido, EE.UU. y otros devaluaron sus monedas elevando el precio del oro. En las profundidades de la deflacionaria Gran Depresión, el precio del oro medido en dólares aumentó 75%. Esto ilustra por qué el oro está siendo acumulado por los bancos centrales, ya que preserva la riqueza tanto en inflación como en deflación.

¿Seguirá la plata el precio ascendente del oro? ¿Cuál tiene más potencial?

- La plata es más difícil de analizar que el oro porque juega un rol importante como insumo industrial y como materia prima además de ser un metal precioso, mientras que el oro tiene si acaso pocas aplicaciones comerciales o industriales y es realmente solo dinero puro. Como resultado, la plata podría subir sobre la base de expectativas inflacionarias y movimientos en el precio del oro, pero al mismo tiempo experimentar presiones bajistas si hay debilidad en la producción industrial. En el largo plazo, la plata seguirá los movimientos en el precio del oro con algunos rezagos y mayor volatilidad. Precios mucho más altos del oro sin duda implicarán precios mucho más altos de la plata independientemente de los usos industriales que la plata pueda tener.

Finalmente Jim, cuéntanos acerca de tu próximo libro "The Death of Money” (La Muerte del Dinero). ¿Se trata de una secuela de tu anterior obra "Guerras de Divisas"? ¿Cuándo sale a la venta y cómo podemos comprarlo?

- Gracias. La muerte del dinero es a la vez un antecedente y una secuela de Guerras de Divisas. Cubre mi carrera en asuntos de seguridad nacional de 2003 a 2008, que fue previo a mi participación en el juego de guerra financiera del Pentágono en 2009 descrito en los Capítulos 1 y 2 de Guerra de Divisas. Y es una secuela en la que se mira más profundamente en el futuro del sistema monetario internacional, y se expande a cosas que sólo se mencionan brevemente en el libro anterior, como el papel del FMI y su dinero mundial llamado Derechos Especiales de Giro o DEGs. El nuevo libro, The Death of Money, está disponible en Amazon aquí http://t.co/puuXy3qnQE y estará en librerías o en el propio Amazon en impreso o Kindle a partir del 3 de abril en su edición de exportación. Sale el 8 de abril en Estados Unidos y Canadá.


Muchas gracias por tu tiempo, Jim. Esperamos tenerte de nueva cuenta muy pronto en este blog.