AVISO IMPORTANTE

¡BIENVENIDOS AL NUEVO PORTAL GUILLERMOBARBA.COM!

Estimados lectores de Inteligencia Financiera Global: Este blog se ha mudado definitivamente al nuevo portal de GuillermoBarba.com . Agr...

viernes, 17 de abril de 2015

Zonas Económicas Especiales en alto riesgo de fracaso

El miércoles pasado se llevó a cabo en las oficinas del Banco Mundial (BM) en el D.F, una videoconferencia-taller sobre Zonas Económicas Especiales (ZEE) para el Senado mexicano. Al encuentro asistieron en total 12 legisladores de los grupos parlamentarios del PAN, PRI, PRD y PVEM. Desde Washington, especialistas del organismo internacional presentaron algunas lecciones que se han aprendido en diferentes países, e hicieron algunas advertencias.

De acuerdo con las presentaciones –de las que este periodista tiene copia, los funcionarios dijeron que la primera pregunta que debe hacerse un país antes de establecer una ZEE es: ¿de verdad se necesita? La respuesta que parece obvia, no lo es tanto. Y es que advirtieron que la mayoría de los proyectos de ZEE en el mundo ha terminado en un rotundo y costoso fracaso. La razón de esto es que la mayoría de las veces se establecen por criterios políticos, no económicos.

Debido a ello, los gobiernos suelen asumir riesgos excesivos que, por falta de un estudio que pondere los costos frente a los beneficios que se obtendrán, terminan despilfarrando recursos en espacios donde a nadie le interesa invertir. Para evitar eso, se debe facilitar la participación de empresas privadas no solo para que ahí se instalen, sino incluso para que ellas mismas puedan desarrollar las ZEE. Sin son rentables, florecerán.

En este espacio advertíamos ya desde diciembre pasado justo lo mismo: que como estaban planteadas por el gobierno de México, nuestras ZEE podrían terminar convertidas en enormes e inútiles elefantes blancos.

Los analistas del BM señalaron además que los incentivos fiscales por sí solos no son el principal atractivo para que una empresa se ubique en ellas. Los inversores prefieren otra serie de incentivos como una infraestructura de primer nivel, agua y electricidad permanentes, cercanía con centros urbanos, simplicidad institucional en trámites y pago de impuestos, etc. En pocas palabras, optan por climas de inversión que funcionan bien.

Del mismo modo, recomiendan ser muy flexibles para que las industrias puedan vender de forma ilimitada también al mercado local, y no se dediquen solo a la exportación.

En suma, el éxito de una ZEE depende por completo de la demanda del sector privado. Esto es, antes de siquiera pensar en el lugar donde se establecerán, debe haber amplias consultas con los empresarios para ver qué lugares son de su interés.

De manera que en México todavía estamos a tiempo de corregir el rumbo. El gobierno ha dicho que quiere establecer tres ZEE que estarían en los municipios colindantes con el puerto de Lázaro Cárdenas, Mich., el corredor industrial interoceánico del Istmo de Tehuantepec y Puerto Chiapas.

Aunque la intención política es “desarrollar al sur”, la realidad es que podría cometerse un costoso error si antes no se evalúa con frialdad la viabilidad de cada proyecto. Esta vez no es la voz solitaria de este blog la que lo dice, sino la de expertos que han visto éxitos y fracasos en todo el mundo. Sus comentarios no deben echarse en saco roto.


Aquí hacemos un respetuoso llamado para que nuestras autoridades y legisladores no tomen decisiones precipitadas. El criterio económico-financiero debe prevalecer y no el ánimo político de quedar bien con determinadas regiones. Cuando de economía se trata no se debe olvidar que se rige bajo sus propias leyes, y que en todo caso, si se piensa en la manera de generalizar el progreso, nada podría ser mejor que aplicar medidas como las que se pretende implementar en las ZEE, pero en todo el país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada