AVISO IMPORTANTE

¡BIENVENIDOS AL NUEVO PORTAL GUILLERMOBARBA.COM!

Estimados lectores de Inteligencia Financiera Global: Este blog se ha mudado definitivamente al nuevo portal de GuillermoBarba.com . Agr...

domingo, 4 de enero de 2015

El mundo necesita capitalismo

Imagen: bullionstreet.com
En nuestros días es muy común que la gente se crea el viejo cuento socialista/intervencionista de que el capitalismo “es la madre de todos los males”. En este sentido, siempre bajo esta lógica equivocada, las crisis económicas que nos aquejan son producto de los “voraces” capitalistas que “explotan” a los trabajadores. La constante en todos estos casos siempre es la misma: desde los marxistas más radicales hasta keynesianos y monetaristas, confunden causas con efectos, síntomas con problemas originales y con ello, su bagaje de recetas para un nuevo sistema productivo o formas de “estimular” el crecimiento económico y la “igualdad”, en realidad termina agravando los problemas. Para decirlo claro, la aspiración socialista de igualdad solo puede ser alcanzada en la miseria generalizada.

Por cierto, Ludwig von Mises sugirió en repetidas ocasiones que desde la aparición de la teoría del valor subjetivo –en  concreto desde la publicación de Principios de Economía Política del austríaco Carl Menger en 1871, el propio Marx parece haberse dado cuenta de las graves deficiencias de su teoría del valor-trabajo y por tanto, de su crítica de la “explotación” capitalista. Ante ello, luego de haber publicado el primer volumen de El Capital en 1867, se abstuvo de hacer lo propio con los dos siguientes. Engels los editaría más tarde pero solo después de la muerte de Marx ocurrida en 1883.

De modo que quienes piensan que lo que tenemos en nuestros días es capitalismo auténtico, olvidan por ejemplo que para que este exista, es condición indispensable que haya respeto irrestricto a la propiedad privada que escasea hoy en día. Esta primera condición es necesaria y suficiente para que el principal incentivo de la función empresarial –el derecho a quedarse con el fruto de su creatividad emprendedora, continúe llevando a la humanidad por la vía del progreso en todos los ámbitos. Quien ataca la propiedad privada y por tanto al capitalismo, está atentando –se dé cuenta o no, contra los avances de nuestra civilización que han permitido que la persona promedio de hoy, pueda gozar de un nivel de vida que reyes del pasado ni siquiera hubiesen soñado.

Garantía de propiedad privada, por tanto, es sinónimo de libertad para las personas; lo opuesto, lo es de absolutismo. La expresión de la libre voluntad, claro está, quedará de manifiesto en el mercado donde pueden intercambiarse bienes y servicios entre individuos. Una economía de mercado, entonces, no puede funcionar adecuadamente con intervenciones/manipulaciones externas, en especial, la gubernamental. Como debe quedarnos claro, para que exista un verdadero respeto a lo ganado por las personas, los impuestos deben ser lo más bajo posible, pues de hecho son una confiscación de la ganancia privada. Pero bajos impuestos implican por fuerza que los gastos de los gobiernos sean mínimos y en todo caso cuando menos sus finanzas deban estar equilibradas, para no endeudar a los habitantes de su jurisdicción. Nada de esto es la regla sino la excepción en el mundo.

La primera obligación del Estado es la de garantizar la seguridad, tanto de las personas como de sus bienes. No debe ser que el primero en atentar contra ella sea el propio gobierno. Así que sin un Estado de derecho pleno y peor si las tasas impositivas son elevadas, no puede haber garantía de propiedad privada, ni capitalismo y mucho menos crecimiento y desarrollo económicos. ¿Será casualidad que México siga como siempre en el atraso?

A propósito, de la misma manera se atenta contra la propiedad privada, el capitalismo y el progreso, por la vía de la corrupción monetaria. Los intervencionistas gracias a la inflación –entendida como la expansión crediticia sin límite, encontraron la manera de meter la mano en los bolsillos de todos, aún si el dinero se encuentra debajo del colchón. Con un fraudulento sistema de dinero fíat, de papel, sin el freno disciplinario del patrón oro, se crear y gastar dinero de la nada y con ello, destruir el poder de compra (vía alza de precios) de todos. Sobra decir que los que más pierden son la población de menores ingresos –a los que los intervencionistas dicen querer beneficiar, y se estimula el gasto excesivo mientras se aniquila el ahorro.

Éste es, por cierto, la piedra angular de la acumulación de capital, pues para que exista necesita primero hacerlo en forma de ahorro. Sin éste no hay capital, y como ya vemos, sin reposición continua del  capital desgastado la desgracia económica está más que garantizada: si el capitalismo nos trajo hasta aquí, su destrucción nos regresará a la Edad de las Tinieblas.

Se equivocan pues aquellos que piensan que la depresión actual fue consecuencia de las “contradicciones” del capitalismo: es el intervencionismo gubernamental y de los bancos centrales el que lo está destruyendo. Fue ese intervencionismo el causante de la Gran Depresión –como ya lo comentamos en la serie de artículos que inició con la entrega “Nueva Escuela Austríaca de Economía (NASOE): el encuentro de Londres”, y lo es de la depresión actual. Esa “mano negra” oficial es la causante del ciclo económico de auge y depresión, siempre continuo y creciente hasta el colapso final. Reiteramos, lo peligroso no sería acabar con capitalismo si eso no significara a su vez destruir el avance de nuestra civilización, y con ello, acabar con la vida de millones de seres humanos.

De manera que la ingenuidad y/o el buen corazón de los socialistas, sea que se disfracen de keynesianos o bajo el nombre que sea, que aspiran a un mundo económico igualitario, no debe ser motivo para que se abandone el análisis racional del mundo económico, como el que de manera incansable realizan la Escuela Austríaca y la NASOE. Es demasiado lo que está en riesgo.


El mundo necesita capitalismo y a México le urge. Que no se confunda más deuda con capital, expansión crediticia con acumulación de capital, ni falsa “igualdad” con justicia. Lo justo es que tengamos un mundo en el que la libertad sea la regla y no la excepción, en el que cada uno decida lo que más le conviene y con ello, genere un proceso empresarial creativo, pacífico y coordinador que nos permita seguir avanzando en todos los ámbitos de la acción humana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada