AVISO IMPORTANTE

¡BIENVENIDOS AL NUEVO PORTAL GUILLERMOBARBA.COM!

Estimados lectores de Inteligencia Financiera Global: Este blog se ha mudado definitivamente al nuevo portal de GuillermoBarba.com . Agr...

jueves, 24 de septiembre de 2015

LA LÓGICA (ILÓGICA) DE LAS TASAS ARTIFICIALMENTE BAJAS (Segunda de tres partes)

PESOS Y CONTRAPESOS
ARTURO DAMM ARNAL

Las tasas de interés de “referencia”, manipuladas por las autoridades monetarias, tienen como fin provocar cierto comportamiento en las demás tasas: si la de “referencia” baja se espera que las demás bajen, y viceversa. Y si las tasas bajan se espera que el crecimiento de la economía aumente, y viceversa. Si el crecimiento ha de aumentar, ¿qué debe pasar con las tasas? Deben bajar. ¿Por qué? Por la lógica (ilógica) que hay detrás de la manipulación de la tasa de interés de “referencia”.

Uno: a menor tasa de interés (pasiva, la que se le paga al ahorrador y al prestamista) menor ahorro. Dos: a menor ahorro (y suponiendo que los agentes económicos no atesoren su dinero dentro de una caja de zapatos escondida debajo de la cama) mayor consumo. Tres: a mayor consumo mayor producción de bienes y servicios. Cuatro: a mayor producción de bienes y servicios mayor crecimiento de la economía, que se mide, precisamente, por el comportamiento de la producción de bienes y servicios. Según esta lógica (ilógica), ¿cuál es el resultado de tasas de interés bajas? Mayor crecimiento de la economía, precisamente el reto que se enfrentaba en 2009, durante la “gran recesión”, y que explica porqué, de entonces a la fecha, la tasa de “referencia” en los Estados Unidos ha oscilado entre el 0.00 y el 0.25 por ciento. ¿Por qué? Porque la intención ha sido impulsar el crecimiento de la economía estadounidense, y todo lo que, consecuencia de la globalización, de ello depende (como pueden ser, por ejemplo, las exportaciones mexicanas hacia aquel país, mismas que hoy son principalmente manufactureras, y por ello la producción de esas mercancías en México, con los empleos necesarios para producirlas y con los ingresos que se generan al producirlas).

Esta lógica (ilógica) está basada en la “receta keynesiana”, por la que se considera que una mayor demanda por bienes y servicios se traducirá en una mayor producción de bienes y servicios y, por ello, en un mayor crecimiento de la economía. ¿Será?

Continuará.

Twitter: @ArturoDammArnal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada