AVISO IMPORTANTE

¡BIENVENIDOS AL NUEVO PORTAL GUILLERMOBARBA.COM!

Estimados lectores de Inteligencia Financiera Global: Este blog se ha mudado definitivamente al nuevo portal de GuillermoBarba.com . Agr...

miércoles, 16 de septiembre de 2015

LIBRES, ¿DE VERDAD? (Primera de dos partes)

PESOS Y CONTRAPESOS
ARTURO DAMM ARNAL

Se ha celebrado un aniversario más de la Independencia, que es sinónimo de soberanía y emancipación, de autonomía y libertad. Con tal motivo, según los usos que ya se hicieron costumbre, se dio El Grito, como se dio el año pasado y como, seguramente, se dará el año entrante. Somos una nación soberana, que “se gobierna a sí misma”, afirmación que hay que escribir entre comillas, porque una cosa es que cada determinado tiempo elijamos a nuestros gobernantes y otra muy distinta, ¡pero muy distinta!, que realmente nos gobernemos a nosotros mismos. Nuestros gobernantes, del Presiente de la República al presidente municipal, de los legisladores a nivel Federal a los diputados a nivel estatal, ¿realmente gobiernan y legislan en nuestro nombre? (Es más, ¿deberían de hacerlo en nuestro nombre, como verdaderos representantes nuestros?)

A 205 años del inicio de la guerra por la independencia, ¿qué tan libres somos los mexicanos? Para responder podemos recurrir a dos índices que miden precisamente eso: la libertad de las personas. Uno es The Human Freedom Index, del Cato Institute, y el otro es el Index of Economic Freedom, de la Heritage Foundation.

El primero mide el estado que guarda, en 152 países considerados, la libertad individual en los siguientes frentes: el de la libertad personal, el de la libertad civil, y el de la libertad económica. Se elabora a partir de 76 variables distintas, relacionadas con las tres dimensiones de la libertad mencionadas.

El segundo centra la atención, en 178 naciones, en la libertad económica, y se elabora a partir de cuatro grupos de variables: Estado de Derecho (derechos de propiedad y ausencia de corrupción); gobierno limitado (libertad fiscal y gasto gubernamental); eficiencia regulatoria (libertad para emprender, libertad para trabajar, libertad monetaria); grado de apertura de los mercados (libertad comercial, libertad para invertir, libertad financiera).

Dos índices –de libertad humana, de libertad económica– un país –México– y un reto enorme: hacer de los mexicanos ciudadanos verdaderamente libres. ¿No lo somos? No. ¿No lo creen? Ya lo veremos.

Continuará.

Twitter: @ArturoDammArnal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada