AVISO IMPORTANTE

¡BIENVENIDOS AL NUEVO PORTAL GUILLERMOBARBA.COM!

Estimados lectores de Inteligencia Financiera Global: Este blog se ha mudado definitivamente al nuevo portal de GuillermoBarba.com . Agr...

viernes, 30 de octubre de 2015

DROGAS, CUESTIÓN DE PRINCIPIO (Segunda y última parte)

PESOS Y CONTRAPESOS
ARTURO DAMM ARNAL

La legítima tarea del gobierno consiste en prohibir que le hagamos daño a los demás, y en castigar a quien lo haga. Pero ningún gobierno se conforma con ser solo eso, gobierno, e intenta ser, desde ángel de la guarda, y preservarnos de todos los males, ¡inclusive los que podemos hacernos a nosotros mismos!, hasta hada madrina, y concedernos todos los bienes, desde la cuna hasta la tumba. Se trata del gobierno ángel de la guarda, y del gobierno hada madrina, mismos que violan derechos, tal y como sucede cuando el gobierno, actuando como ángel de la guarda, exige de los ciudadanos la virtud de la prudencia, en sentido negativo, que consiste en no hacernos daño, y castigarnos si nos lo hacemos, tal y como sucede con la prohibición del consumo de drogas, que viola la libertad individual (para decidir si consumo o no), la propiedad privada (para disponer de mis drogas), y la responsabilidad personal (para enfrentar las consecuencias de mis acciones), respeto a la libertad individual, la propiedad privada y la responsabilidad personal que es la esencia de la convivencia civilizada.

¿Estoy a favor del consumo de drogas? No, pero sí estoy a favor de la libertad individual, la propiedad privada y la responsabilidad personal, partiendo del hecho de que drogarse es una acción éticamente reprobable, pero no una acción delictiva por su propia naturaleza (no viola ningún derecho de alguien), razón por la cual no debe prohibirse, sobre todo porque su prohibición tiene consecuencias desastrosas, como lo son las conductas delictivas de los narcotraficantes, que no consisten en la producción, oferta y venta de drogas, sino en los secuestros, las torturas, los asesinatos, etc.

Por principio el gobierno no debe prohibir, ni castigar, el consumo de drogas. Ojalá que quienes deciden al respecto lo entiendan, y le pongan fin a una prohibición injusta (viola derechos), ineficaz (no elimina el consumo de drogas), y contraproducente (crea un problema más grave: los delitos del narcotráfico). ¿Qué más se necesita para ponerle fin?


Twitter: @ArturoDammArnal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada