AVISO IMPORTANTE

¡BIENVENIDOS AL NUEVO PORTAL GUILLERMOBARBA.COM!

Estimados lectores de Inteligencia Financiera Global: Este blog se ha mudado definitivamente al nuevo portal de GuillermoBarba.com . Agr...

miércoles, 21 de octubre de 2015

PROPUESTA CORRECTA: DÉFICIT CERO (3/5)

PESOS Y CONTRAPESOS
ARTURO DAMM ARNAL

Diez senadores panistas han puesto a consideración del Senado de la República una iniciativa con proyecto de decreto por el que se reforman y adicionan los artículos 25, 73 y 117 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, con el fin de contener la deuda gubernamental y lograr déficit cero, lo cual apunta en la dirección correcta y, de lograrse, supondría avanzar en el sentido de la reforma fiscal correcta, esa que en México sigue pendiente, con todos, ¡y son muchos!, los lastres y obstáculos que ello supone en el camino de los agentes económicos, algo preocupante que a pocos ocupa.

Déficit cero, ¿por qué? Para responder hay que preguntar, primero, ¿qué es el déficit presupuestario? El déficit de presupuesto es la parte del gasto gubernamental que no se financia con impuestos, por lo que, o se financia con deuda, o, de existir tal posibilidad, con producción de dinero, lo cual supone que el banco central no es autónomo, y que el Poder Ejecutivo puede obligarlo a producir dinero y dárselo para que lo gaste. En los países, como es el caso de México, en los cuales el banco central es autónomo, el déficit presupuestario es la parte del gasto gubernamental que se financia, no con impuestos, sino con deuda, ¡al menos en el corto y mediano plazo!, porque al final de cuentas, de una u otra manera, todo el gasto del gobierno (salvo una excepción que ya veremos cuál es), se financia con impuestos.

Esto último lo ha expresado de manera clara Ian Daily: “Dado que los ingresos del gobierno se generan por medio de impuestos, y dado que las deudas gubernamentales no son más que ingresos futuros gastados hoy, las deudas del gobierno se impuestos futuros”. Dicho de la manera más sencilla posible: la deuda gubernamental de hoy se convertirá en impuestos mañana. Así las cosas, ¿no conviene, por motivos de responsabilidad fiscal, que todo el gasto del gobierno se financie desde hoy con impuestos, y no con deuda?

Continuará.

Twitter: @ArturoDammArnal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada