AVISO IMPORTANTE

¡BIENVENIDOS AL NUEVO PORTAL GUILLERMOBARBA.COM!

Estimados lectores de Inteligencia Financiera Global: Este blog se ha mudado definitivamente al nuevo portal de GuillermoBarba.com . Agr...

viernes, 8 de mayo de 2015

CONFIANZA EMPRESARIAL A LA BAJA

PESOS Y CONTRAPESOS
ARTURO DAMM ARNAL*

El crecimiento de la economía, medido por la producción de bienes y servicios, el Producto Interno Bruto, depende de las inversiones directas, que abren empresas, producen bienes y servicios, crean empleos y generan ingresos, que a su vez dependen, de manera importante, de la confianza de los empresarios, misma que en México, según los resultados del Indicador de Confianza Empresarial del INEGI, va de picada.


Para efectos de calcular el indicador el INEGI divide al sector empresarial en tres grandes grupos: comercio, construcción y manufactura, y les hace cinco preguntas, entre las que se encuentra la siguiente: Comparando la situación actual del país y de su empresa con la de hace un año, ¿cree que éste es el momento adecuado para que se realicen inversiones? Las opciones de respuesta son: mucho mejor, mejor, igual, peor, mucho peor, a partir de las cuales se calcula el indicador.

Con relación a esta pregunta, en abril del 2014, este fue el nivel de confianza: comercio, 35.8 puntos; construcción, 35.9; manufactura, 43.5. Promedio: 38.4 puntos. Un año después, en abril pasado, estos fueron los resultados: comercio, 22.8 puntos, baja del 36.3 por ciento; construcción, 36.1, alza del 0.6 por ciento; manufactura, 38.4, baja del 6.0 por ciento. Promedio: 30.4 puntos, baja del 20.8 por ciento.

¿Qué tenemos? Que salvo el caso de los empresarios de la construcción, cuya confianza en relación al tema de si este es buen momento para invertir aumentó de manera marginal entre abril del año pasado y abril pasado, la de los empresarios del comercio y la manufactura cayó considerablemente, lo cual dio como resultado una caída general de 20.8 por ciento: el promedio pasó de 38.4 a 30.4 puntos, lo cual tendrá un efecto negativo en el nivel de inversiones directas y, por ello, en el crecimiento de la producción de bienes y servicios, variable con la que se mide el crecimiento de la economía.

¿Qué se requiere para recuperar la confianza de los empresarios? ¿Por dónde empezar? El gobierno, ¿tiene idea?


*Arturo Damm Arnal: Economista, filósofo. Liberal. Profesor universitario. Periodista. Colaborador de @CapitalMexico y @asuntoskpitales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada