AVISO IMPORTANTE

¡BIENVENIDOS AL NUEVO PORTAL GUILLERMOBARBA.COM!

Estimados lectores de Inteligencia Financiera Global: Este blog se ha mudado definitivamente al nuevo portal de GuillermoBarba.com . Agr...

viernes, 15 de mayo de 2015

UBER: CRITERIO PARA DECIDIR

COLUMNA INVITADA: PESOS Y CONTRAPESOS
ARTURO DAMM ARNAL*

Decía Federico Bastiat que para juzgar cualquier decisión relacionada con la economía, sobre todo si la misma proviene del gobierno, hay que considerar los efectos que tal decisión tendría sobre el bienestar de todos los consumidores, por dos razones. Primera: el consumo es la actividad económica terminal, la que le da sentido a todas las demás, comenzando por la producción. El consumo es el fin y la producción es el medio. Segunda: consumidores somos todos, desde el niño recién nacido que consume pañales hasta el anciano a punto de morir que, probablemente, también consume pañales.


A los consumidores lo que nos conviene es que los bienes y servicios se nos ofrezcan al menor precio posible, con la mayor calidad posible, y con el mejor servicio posible, lo que yo llamo la trilogía de la competitividad, que se logra a partir de la competencia entre los oferentes de bienes y servicios sustitutos, que sirven para satisfacer de manera distinta la misma necesidad (por ejemplo: distintas marcas de refrescos de cola).
¿Qué es lo que el gobierno debe hacer para garantizar, en todos los sectores de la actividad económica, y en todos los mercados de la economía, la mayor competencia posible? Permitir que todo aquel que quiera participar produciendo y ofreciendo mercancías lo pueda hacer, sin necesidad de pedirle permiso, sin la condición de ser regulado por él, todo lo cual es necesario para conseguir, en beneficio de los consumidores, la mayor competencia posible, en todos los sectores de la actividad económica, en todos los mercados de la economía. Los consumidores no debemos conformarnos con menos.
Al preguntarnos si Uber debe ser prohibido (lo cual eliminaría del mercado a un competidor eficaz) o regulado (lo cual reduciría la verdadera competencia en el mercado), hagámosle caso a Bastiat: preguntémonos cuál sería el efecto sobre el bienestar de los consumidores del servicio de transporte terrestre, no cuál sería la consecuencia sobre los ingresos de los taxistas tradicionales o sobre los intereses políticos de quienes, regulándolos, los controlan.


Twitter: @ArturoDammArnal

*Arturo Damm Arnal: Economista, filósofo. Liberal. Profesor universitario. Periodista. Colaborador de @CapitalMexico y @asuntoskpitales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada