AVISO IMPORTANTE

¡BIENVENIDOS AL NUEVO PORTAL GUILLERMOBARBA.COM!

Estimados lectores de Inteligencia Financiera Global: Este blog se ha mudado definitivamente al nuevo portal de GuillermoBarba.com . Agr...

martes, 3 de noviembre de 2015

ANÁLISIS ECONÓMICO DEL DERECHO: NARCOTRÁFICO (2/5)

PESOS Y CONTRAPESOS
ARTURO DAMM ARNAL

El Análisis Tradicional del Derecho parte de la pregunta por las intenciones de los legisladores a la hora de concebir, redactar y promulgar una ley. Por su parte, el Análisis Económico del Derecho (que no hay que confundir con el Análisis del Derecho Económico), se pregunta por las posibles consecuencias de una ley una vez que ésta ha sido promulgada, pregunta que parte del supuesto, ¡por demás realista!, de que no basta con la promulgación de una ley para que la misma sea obedecida, ya que entre su promulgación y su cumplimento se interpone la libertad de la persona, quien decide si respeta o no la ley, que antes que otra cosa debe ser justa para crear, en la persona, la obligación moral de su cumplimiento.

¿Cuáles son las leyes justas? Las que reconocen plenamente, definen puntualmente y garantizan jurídicamente los derechos de la persona, comenzando por los naturales: a la vida, la libertad individual y la propiedad privada. Leyes injustas son las que, para empezar, violan esos derechos naturales, como lo son las que prohíben la producción, distribución, oferta, demanda y consumo de drogas, actividades que son éticamente cuestionables, pero no esencialmente delictivas. No confundamos: los vicios no son crímenes. El drogadicto es un vicioso, no un criminal. El productor y oferente de drogas es eso, productor y oferente, no un criminal, y lo que debe hacer es competir con otros productores y oferentes en el mercado (como sucede en los casos del alcohol y el tabaco, drogas legales), no combatir contra otros productores y oferentes al margen del mercado (como sucede en el caso de otras drogas, desde mariguana hasta cocaína, que no son legales).

La prohibición sustituye la competencia en el mercado por el combate al margen del mercado, ¡con la intención de conquistar otros mercados!, con todos los actos delictivos que ese combate supone: secuestros, torturas, asesinatos, etc., toda la parte delictiva del narcotráfico, que no consiste, ¡no confundamos!, en la producción, distribución, oferta, demanda y consumo de drogas.

Continuará.

Twitter: @ArturoDammArnal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada