AVISO IMPORTANTE

¡BIENVENIDOS AL NUEVO PORTAL GUILLERMOBARBA.COM!

Estimados lectores de Inteligencia Financiera Global: Este blog se ha mudado definitivamente al nuevo portal de GuillermoBarba.com . Agr...

jueves, 5 de noviembre de 2015

ANÁLISIS ECONÓMICO DEL DERECHO: NARCOTRÁFICO (4/5)

PESOS Y CONTRAPESOS
ARTURO DAMM ARNAL

La intención del legislador al prohibir la producción, distribución, oferta, demanda y consumo de drogas es terminar con la drogadicción, intención por demás loable. Pero una es la intención del legislador a la hora de promulgar una ley, y otra las posibles consecuencias de esa ley una vez promulgada.

Lo primero que hay que tomar en cuenta es la que llamo la Primera Ley del Mercado, PLM: allí donde el comprador está dispuesto a pagar el precio al cual el vendedor está dispuesto a proveerlo, habrá producción y oferta, tal y como lo vemos en los mercados de sustancias prohibidas por la ley. No hay ley positiva que pueda con esta ley natural, y no reconocerlo tiene consecuencias desastrosas, como lo atestiguamos allí donde los gobiernos prohíben ciertos consumos.

En segundo lugar, y dada la PLM, la prohibición hace del negocio de la producción, distribución, oferta y venta de drogas un negociazo multimillonario en dólares. Ceteris paribus (comenzando por los costos de producción, distribución y oferta): 1) prohibición igual a mayor riesgo de producir, distribuir y ofrecer; 2) mayor riesgo igual a mayor precio; 3) mayor precio igual a mayores ganancias; 4) mayores ganancias igual a fuerte incentivo para estimular la demanda; 5) estímulo a la demanda igual a mayor demanda; 6) mayor demanda igual a mayor consumo; 7) mayor consumo igual a fracaso de la prohibición.

Además, mayores ganancias igual a fuertes incentivos para la entrada de nuevos productores, distribuidores y oferentes que, dada la prohibición, no pueden competir en mercados legales (como lo hacen los oferentes de alcohol y tabaco), debiendo combatir en mercados ilegales, generándose así la parte delictiva del narcotráfico, que no es la producción, distribución, oferta y venta de drogas, sino las extorsiones, secuestros, torturas, asesinatos, etc.

A lo anterior hay que sumarle la corrupción, que depende, ¡literalmente!, del enorme poder de compra de los narcotraficantes, y del hecho de que no se tocan el corazón para apretar el gatillo. Entre plata y plomo, ¿qué elige la mayoría?

Continuará.

Twitter: @ArturoDammArnal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada