AVISO IMPORTANTE

¡BIENVENIDOS AL NUEVO PORTAL GUILLERMOBARBA.COM!

Estimados lectores de Inteligencia Financiera Global: Este blog se ha mudado definitivamente al nuevo portal de GuillermoBarba.com . Agr...

martes, 14 de julio de 2015

A cien años del fallecimiento de Porfirio Díaz Mori

En Síntesis
Mario Urióstegui*

A cien años del fallecimiento de Porfirio Díaz Mori: lo malo, lo bueno y el anhelo de México

Se cumplieron 100 años del fallecimiento del ex presidente Porfirio Díaz Mori. Sin duda un personaje controversial en la historia de México. Vale la pena analizar algunos de sus aciertos y errores con el fin de hacer una apreciación más justa de su desempeño como presidente de este país.

Lo malo

Para unos se trata de alguien que durante más de 30 años gobernó México de manera despótica y cuya frase “mátenlos en caliente” (plasmada en un telegrama que mandó Díaz al gobernador de Veracruz Luis Mier y Teherán, para ordenarle el exterminio de unos supuestos partidarios de Lerdo de Tejada) aún tiene resonancia y demuestra asía la aplicación de una Ley Marcial a los detractores y demás enemigos del régimen.

Y así podría mencionar con total seguridad, las graves violaciones de derechos humanos efectuadas por miembros de las fuerzas armadas y policía, algunos son: homicidios ilegítimos, uso excesivo de la fuerza, torturas así como detenciones arbitrarias, y qué decir de periodistas y demás críticos del régimen encarcelados y asesinados en el peor de los casos. Sin duda sería “interminable” la lista de arbitrariedades en una época donde no se salvaguardaban los derechos fundamentales de los ciudadanos sino apenas y una cuantas garantías.

Lo bueno

Para otros el porfiriato logró poner fin a la imagen negativa de un país estancado económicamente y atrapado en su inestabilidad política (pese al período juarista).
Se impuso la paz porque cesaron las rencillas partidistas y se “reconcilió” al a Iglesia con el Estado, dando la inestabilidad política. Y qué decir de los bandoleros a los cuales abatió (y algunos regeneró incorporándolos a las filas de la policía rural) así se recobró la tranquilidad de transitar por los caminos que antes eran peligrosos y que fueron inspiración para obras como Los bandidos de Río Frío de Manuel Payno. Y así se logró el orden y progreso aunque de manera cruel en no pocos casos.

Progreso económico

A partir de 1883, se mejoró el crédito nacional y se alcanzó gran confianza en el exterior. Lo anterior no fue fácil pues en el proceso económico, como en el político, se distinguen dos fases: la primera, iniciada alrededor de 1880 y concluida en 1895, se caracterizó por los esfuerzos gubernamentales tendientes a equilibrar las finanzas, modificando el sistema de impuestos para captar más ingresos, reduciendo al mismo tiempo los gastos presupuéstales y pudiendo llegar así a un arreglo de la deuda pública interna y externa, y a la solución de la crisis financiera que azotara el país entre 1891 y 1893. Esta primera fase sentó las bases para que en la segunda (1896-1910) se lograra el equilibrio del presupuesto federal y la obtención de superávits por primera vez en la historia de México. ¡por fin el gobierno ganaba más de los que gastaba!

En el porfiriato también se construyeron más de 19000 Km. de vías férreas. Comunicando el Pacífico con el Golfo y el Norte con el Sur del país. Por otra parte el país quedó comunicado por la red telegráfica. También se impulsó la industrialización gracias a inversiones europeas y amercianas así como mexicanas.

La lista también sería interminable en cuestión de logros económicos y de gobernabilidad.
Ya pasaron 100 años de la muerte de Porfirio Díaz Mori y hace falta una valoración concienzuda sobre sus aportaciones y desaciertos con respecto al papel que desempeñó como presidente de México.

El anhelo

Hoy México tiene múltiples problemas en cuestión de seguridad nacional (sobre todo por la reciente fuga de Joaquín Guzmán Loera: “El Chapo Guzmán”) así mismo el peso mexicano ha perdido el esplendor y gloria de antaño. La pobreza y la corrupción siguen siendo los grandes males.

La desigualdad en cuanto desarrollo económico y social que presentan los estados de la república entre sí también es muy preocupante pues el atraso de algunos a la hora de promediar con el desarrollo de otros nos afecta en general.

México no vive su mejor momento y si bien el porfiriato le dio la espalda a los más desprotegidos, en aquella época imperó la estabilidad. Hoy ni eso nos reconforta porque en varios lugares del país pareciera que vivimos bajo la “ley del más fuerte”.

Vaya que no son pocas las voces que de una manera nostálgica claman  admiración hacia el régimen que pudo imponer el orden y progreso y que hoy están ausentes en nuestro país.


¡Construyamos como ciudadanos el orden y progreso de México! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada