AVISO IMPORTANTE

¡BIENVENIDOS AL NUEVO PORTAL GUILLERMOBARBA.COM!

Estimados lectores de Inteligencia Financiera Global: Este blog se ha mudado definitivamente al nuevo portal de GuillermoBarba.com . Agr...

jueves, 2 de julio de 2015

El mensaje oculto del #oro detrás de la crisis griega

Durante esta semana se han escuchado comentarios acerca de la “debilidad” del oro a pesar de la crisis en Grecia. No falta quien asegura que el rey de los metales “pierde atractivo” como refugio seguro porque se ven caer sus precios. Grave error.

La verdad es justo lo contrario: los indicadores de demanda física de oro y plata muestran que el apetito por el metal físico se mantiene en niveles muy altos. Si el precio no se ha elevado es debido, primero, a la abundancia de ventas especulativas de “oro papel”, a que la gente corre a lo que conoce como “refugio” (el dólar) y a que, en el fondo, la crisis de Grecia no implica ni el colapso del sistema monetario ni del euro (todavía) o la expulsión de ese país de la divisa única.

La crisis griega es solo una doble puesta en escena en la que ambos bandos, Atenas y sus acreedores, saben que en el fondo de lo que se trata es de negociar una reestructuración de su deuda soberana.

Así que mientras en Europa juegan al “no negociaremos más”, se está llevando a cabo una silenciosa pero enorme transferencia de riqueza con lingotes, barras y monedas que están cambiando de manos. Los inversores en valor o “manos fuertes” continúan llevándose a casa los tesoros que especuladores, aficionados y “manos débiles” deciden vender al creerse el cuento de que el oro y la plata “no son refugio”.

La prueba contundente de este gran cambio de manos la vemos en los indicadores exclusivos de la Nueva Escuela Austríaca de Economía, del Prof. Antal Fekete: la Base y la Cobase de ambos metales preciosos.

Los datos más recientes revelados por Sandeep Jaitly de Feketeresearch.com, evidencian que la demanda física de oro y plata continúa en niveles históricamente altos. En los gráficos de abajo vemos el nivel actual de la cobase para el oro (izquierda) y la plata (derecha) en comparación con años anteriores a estas alturas del año. La cobase está en positivo (backwardation) por la alta demanda. La base y la cobase son medidores de la abundancia y/o escasez física de estos metales (continúa después de las gráficas).

clic para ampliar
 La base es la diferencia entre el precio del contrato de futuros activo y el precio al contado (conocido como “spot”). Dado que la normalidad del mercado es que los futuros sean más caros que el spot, la base debe ser positiva. La Cobase en cambio es la diferencia entre el precio spot y el de futuros, por lo que debe ser siempre negativa. Pero si ocurre la anormalidad de que el precio spot sea más caro que el de futuros, la curva de precios se invierte y se está en “backwardation” (se llama así porque la curva en vez de ir hacia delante parece hacerlo hacia atrás), con base negativa y cobase positiva que se ilustra en los gráficos.

La backwardation nos dice que ante la alta demanda material de metal precioso al contado, y una baja oferta –más aún con precios deprimidos, los vendedores exigen un “premio”, o sea, un sobreprecio sobre el futuro para aceptar venderlo. Del lado del comprador se acepta pagar más caro con tal de recibir la entrega del metal de inmediato en vez de esperar. Tienen urgencia.

Todo esto se está presentando tras bambalinas en el mercado y es imposible detectarlo solo viendo el precio diario.

En los gráficos siguientes se ilustra el “Indicador de estrés” del mercado Comex (Commodity Exchange) para el oro (izquierda) y la plata (derecha). Como vemos, desde el primer trimestre de este año no ha dejado de subir. Cuando este índice se eleva muestra que los retiros de existencias de “oro registrado” –el que tiene un dueño específico que puede sacar sus barras cuando quiera- pone nervioso a vendedores cortos y suscriptores de contratos de futuros, lo que los hace traer metal precioso desde fuera del sistema para reponer las existencias. Pues bien, el “estrés” está de nuevo en niveles máximos desde enero de 2012. Es decir, la gente se está llevando su oro y plata del sistema (sigue después de los gráficos).


clic para ampliar
En suma, ante las débiles condiciones de la economía global, los inversores más avezados continúan acumulando oro y plata a manos llenas aun a los precios actuales. Se preparan para la tormenta que viene. Ese, el mensaje oculto de los metales preciosos monetarios, es el que hay que ver y escuchar, no el discurso de la recuperación y el “todo marcha bien” de los gobiernos del mundo. Usted elige.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada