AVISO IMPORTANTE

¡BIENVENIDOS AL NUEVO PORTAL GUILLERMOBARBA.COM!

Estimados lectores de Inteligencia Financiera Global: Este blog se ha mudado definitivamente al nuevo portal de GuillermoBarba.com . Agr...

jueves, 30 de julio de 2015

POBREZA: CAUSAS Y SOLUCIONES (IV)

PESOS Y CONTRAPESOS
ARTURO DAMM ARNAL

La pobreza debe definirse, no como la carencia de satisfactores básicos (alimentación, atención médica, educación, vivienda, ropa y calzado, transporte, etc.), sino como la incapacidad para, por medio del trabajo, generar un ingreso suficiente que permita la compra de los bienes y servicios indispensables. La adquisición de satisfactores debe ser el efecto de la generación del ingreso, del trabajo, de la capacidad para serle útil a los demás.

En 2012, según el estudio Medición de la Pobreza en México y en las Entidades Federativas 2014, del CONEVAL, el 51.6 por ciento de la población fue incapaz de generar un ingreso por arriba de la línea de bienestar. El porcentaje aumentó a 53.2 por ciento en 2014. En 2012 el 20.0 por ciento de la población fue incapaz de generar un ingreso por arriba de la línea de bienestar mínimo. El porcentaje aumentó a 20.6 por ciento en 2014, lo cual plantea la siguiente pregunta: ¿qué se requiere para que aumente el ingreso (salarios, sueldos, honorarios, etc.)?

La respuesta más socorrida es “que aumente la productividad”, misma que en México, dicho sea de paso, deja mucho que desear. El incremento en la productividad es una condición necesaria para que aumente el ingreso, pero no es suficiente, y ello por tres razones. Primera: en muchos casos no resulta fácil medir la productividad y sus aumentos. Segunda: suponiendo que se pueda medir, entre el aumento en la productividad del trabajador y el aumento en su ingreso está la decisión del patrón de aumentar la remuneración, decisión que puede no darse. Tercera: si la demanda de trabajo de parte de los empleadores es menor que su oferta de parte de los trabajadores las remuneraciones bajarán, independientemente de lo que suceda con la productividad.

Es esta variable, la relación oferta - demanda de trabajo, la que determina el nivel de las remuneraciones, y el reto es que sea el tipo de relación que favorezca su aumento. ¿Qué debe pasar para que ello suceda? Que se invierta directamente más.

Continuará.

Twitter: @ArturoDammArnal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada