AVISO IMPORTANTE

¡BIENVENIDOS AL NUEVO PORTAL GUILLERMOBARBA.COM!

Estimados lectores de Inteligencia Financiera Global: Este blog se ha mudado definitivamente al nuevo portal de GuillermoBarba.com . Agr...

martes, 7 de julio de 2015

GRECIA, UN REFLEJO DEL MUNDO

El gobierno de izquierda radical que encabeza Alexis Tsipras se jugó su cabeza el domingo pasado en el referéndum, y ganó. Aquí dijimos que esa victoria le daría un juego que desde Europa no le podrían ganar, pues no podrían exigirle ya medidas de ajuste que el pueblo ha rechazado. No hay marcha atrás.

Como muestra de su “disposición” para sentarse de nuevo a la mesa de negociaciones, Tsipras ofreció la cabeza de su ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, a quien en el eurogrupo ya veían con desconfianza y desprecio. La intención siempre fue la de presionar al máximo a la troika para forzar un condonación de sus deudas. No había más que ofrecer del lado griego, por lo que ahora ruega por un acuerdo y nuevo rescate.

La respuesta europea

El encargado de dar el “mensaje siciliano” de respuesta corrió a cargo del Banco Central Europeo (BCE), quien en un comunicado anunció que la provisión de liquidez de emergencia (ELA por sus siglas en inglés) a la banca griega, se mantendría en el mismo nivel del 26 de junio de 2015. Asimismo, amplió los recortes sobre los activos que recibe para dar la ELA, y recalcó que esta sólo puede ser proveída contra suficientes colaterales. Los de los bancos griegos son en mayoría bonos del gobierno, o sea, basura.

Sin dinero fresco fluyendo al país helénico y a horas de que se agoten las provisiones en los cajeros automáticos, los pagos del gobierno y las pensiones tendrán que hacerse en pagarés, es decir, promesas de pago en euros. Dada la precaria situación gubernamental, el valor de esos documentos caerá de forma precipitada, y de hecho, sería el preludio de lo que ocurriría una vez que se estableciera en forma el nuevo dracma.

Dado que del lado griego ya llegaron al final del callejón, la reacción europea tiene dos lecturas: o es una medida para ganar tiempo y vender más cara también las nuevas demandas de las instituciones, o es un síntoma de que –como dijimos en el artículo de ayer, están dispuestos a asfixiar financieramente a los griegos para que se vayan por sí mismos del euro. Sería de facto, una expulsión que de otra forma no puede operar. Atenas tomará lo que le ofrezcan… si es que llega alguna oferta.

Aquí hemos sostenido que Alemania quiere todo menos que se le resquebraje la Unión Monetaria que, por otro lado, luce condenada de manera irremediable en el largo plazo. A eso también jugaron gobierno y pueblo griegos, pues las comodidades y beneficios que el euro les ha dado no los tuvieron nunca antes. Por eso no quieren irse, pero la fiesta terminó.

Grecia debe irse del euro

Dado que no es posible una abierta expulsión, Grecia debe irse por su propio pie.

Pero no es tan sencillo. Las reformas, recortes y austeridad que los griegos no quieren realizar, de todos modos las tendrían que hacer para salir del agujero. De la resaca ya no se salvan. No es nada más irse del euro y seguir viviendo como ricos sin serlo, la ilusión de abundancia acabó como acaba el sueño de aquel que vive como rey viviendo de prestado. Los acreedores sufrirán también las consecuencias por haber dado crédito a quien no debían.

Entre las reformas aludidas se encuentran cuando menos: la flexibilización laboral, desregulación y minimización de requisitos y trámites para apertura de negocios, aumento en la edad de retiro, recorte masivo al gasto para equilibrar el presupuesto público, minimización del aparato estatal, austeridad y reducción de impuestos.

Lo anterior es justo en contra de lo que votaron los griegos. Así que si se van de la Unión Monetaria –como deberían hacerlo, tendrían esperanzas de una recuperación solo con las citadas reformas. Dado que por ahora el gobierno lo encabeza la izquierda –que también se opone a esos inevitables cambios, las esperanzas de pronta recuperación para Grecia parecen nulas.


El último rayo de luz que les queda, reiteramos, es la condonación de sus deudas. Esta opción se extingue conforme transcurre el tiempo. Pero en el fondo, los griegos deben entender que esa salida no les conviene como creen, porque al no resolver su enfermedad económico-financiera, solo seguirían posponiendo la debacle. Dicha enfermedad de dispendio, deuda y crédito por cierto, es la misma en la que está basada el sistema monetario actual de dinero de papel. Grecia pues, es un reflejo del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada