AVISO IMPORTANTE

¡BIENVENIDOS AL NUEVO PORTAL GUILLERMOBARBA.COM!

Estimados lectores de Inteligencia Financiera Global: Este blog se ha mudado definitivamente al nuevo portal de GuillermoBarba.com . Agr...

miércoles, 26 de agosto de 2015

“MONTAÑA RUSA” EN MERCADOS GLOBALES ¿FALTA LO PEOR?

Esta semana ha sido de locos para los mercados del mundo. Primero, el llamado “lunes negro” que comenzó con el colapso de la bolsa de Shanghái y que causó un auténtico “efecto dominó” hacia Occidente. Ayer fue otro día de “montaña rusa” debido a que el Banco  Popular de China (banco central) recortó sus tasas de interés y redujo el monto de reservas mínimas que deben mantener los bancos, por segunda vez en dos meses.

Se supone que la medida del instituto central chino busca impulsar la economía y sus índices bursátiles. Sin embargo, la realidad es que a estas alturas las autoridades de Beijing tendrían que haberse dado cuenta, de que son sus decisiones intervencionistas el origen de la debacle.

Como no lo han hecho –y esta es la constante de gobiernos y bancos centrales de todo el planeta-, siguen tropezando y tropezando cada con la misma piedra.

La regla número uno para salir de un agujero es dejar de cavar más profundo. Esto es válido para las autoridades chinas, las mexicanas, estadounidenses, etc., que pese a los desbalances y crisis que ocasionan, siguen intentando solucionar un problema de exceso de deuda, consumo y crédito, ¡estimulando más de lo mismo! Un absurdo colosal.

Ahora bien. La explosión de la burbuja china no fue inesperada para el que lo quiso ver. De hecho, sólo hacía falta saber el momento en que estallaría, pues luego de haber inyectado crédito a niveles estratosféricos tras la crisis de 2008-2009, la economía se expandió de forma artificial. No ha habido burbuja financiera en la historia que no haya explotado y esta no podía ser la excepción. ¿Quién la provocó? Los propios chinos, que decidieron “estimular” la economía con crédito/deuda.

La baja de tipos de esta semana se suma así a la más reciente serie de decisiones desesperadas de Beijing para tratar de levantar su maltrecha economía, como la de intervenir directamente el mercado bursátil y devaluar al yuan.

Pero el más reciente “terremoto” financiero que ha provocado el “dragón asiático” es en realidad un síntoma más –no la causa- de la enfermedad económica global. Es el sistema monetario global basado en el dólar el que está enfermo y corrompido.

Por eso se equivocan los que afirman que China desató una nueva “guerra de divisas”. En realidad, sólo se trata de una nueva batalla dentro de la gran “guerra” que, debemos decir, la inició Estados Unidos. Esto fue cuando la Reserva Federal (Fed) inició su programa de inyección de liquidez conocido como “flexibilización cuantitativa” (QE en inglés) y deprimió las tasas a casi cero por ciento. Su interés explícito de devaluar al dólar –cosa que logró de manera temporal- fue el banderazo de salida de la “guerra de divisas”.

La oleada de dólares que la Fed provocó hacia el mundo, como un auténtico “tsunami” financiero, ahora se le está revirtiendo. Contrario a lo que piensan en Beijing, devaluar su moneda o recortar las tasas no mejorará las cosas, sino que las empeorará para ellos, las economías emergentes –incluida la mexicana- y todo aquello que huela a riesgo.

El vuelo hacia la “seguridad” que en apariencia brinda el dólar, tenderá a acelerarse antes que a detenerse. Las probabilidades apuntan a que a pesar del fortalecimiento del dólar y las caídas bursátiles, la Fed comenzaría su alza de tasas en septiembre. Solo si esto no sucede, podría venir un breve respiro para el peso, las materias primas, mercados emergentes, etc. No obstante, cualquier rebote deberá aprovecharse para salir de dichas posiciones, pues la racha alcista del dólar podría continuar ante la aparente ausencia de refugios “seguros”.

Por supuesto, los amables lectores de este espacio saben que en realidad los cimientos del dólar son de papel –papel de deuda-, por lo que un eventual colapso de los precios de verdaderos refugios como el oro y la plata, deberán aprovecharse más tarde. Lo peor de la crisis y una nueva recesión global están por venir. El tiempo de evitar ser arrollado por ellas, se está agotando.


En México, el gobierno debe de pensar muy bien las cosas antes de presentar el Paquete Económico para 2016. Aún no es demasiado tarde para proponer un verdadero recorte que acabe con el déficit fiscal primero, y prepare el terreno para poder bajar los impuestos. Es el gobierno, no la gente, quien debe amarrarse las manos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada