AVISO IMPORTANTE

¡BIENVENIDOS AL NUEVO PORTAL GUILLERMOBARBA.COM!

Estimados lectores de Inteligencia Financiera Global: Este blog se ha mudado definitivamente al nuevo portal de GuillermoBarba.com . Agr...

lunes, 1 de junio de 2015

CRECIMIENTO MEDIOCRE, ¿POR QUÉ?

Columna Invitada: PESOS Y CONTRAPESOS
ARTURO DAMM ARNAL*

En el último Pesos y Contrapesos pregunté por qué, en materia de crecimiento, la economía mexicana no reacciona, por qué no logra, de manera sostenida, mayores tasas de crecimiento a las conseguidas en los últimos años: 2.1 por ciento, promedio anual, del 2001 al 2014, y pregunté si ello se deberá a la falta de ánimo e impulso de la iniciativa privada o al exceso de lastres y obstáculos del gobierno o, tercera posibilidad, a una combinación de ambas.

Para encontrar la respuesta hay que tener presente que el crecimiento se mide por el comportamiento de la producción de bienes y servicios, que depende de las inversiones directas, que son las que abren empresas, producen bienes y servicios, crean empleos, y les permiten, a quienes consiguen esos puestos de trabajo, generar ingresos, inversiones directas que a su vez dependen de la competitividad del país, es decir, de la ausencia (elevada competitividad) o presencia (baja competitividad) de lastres y obstáculos impuestos por el gobierno a la acción empresarial: producir, distribuir, publicitar, ofrecer y vender, todo lo cual se sintetiza en dos palabras: emprender e invertir, lastres y obstáculos que afectan el ánimo y el dinamismo de la iniciativa privada, de cuyas inversiones directas depende, principalmente, la producción de bienes y servicios y, por ello, el crecimiento de la economía.

Caso que ayuda a responder la pregunta es el de Uber, consecuencia de la acción empresarial de la iniciativa privada, que tiene como fin brindarle un mejor servicio al consumidor, aumentando la cantidad y calidad de la oferta de transporte terrestre, y ante el cual el gobierno cae en la tentación de prohibirlo (caso del Estado de México) o de licenciarlo y reglamentarlo (caso de la Ciudad de México), todo lo cual supone imponer lastres y obstáculos a la producción de bienes y servicios, frenos y trabas que afectan el ánimo y el impulso de la iniciativa privada, de cuyas inversiones directas depende el crecimiento de la economía. El caso Uber, ¿es excepción o regla?


Twitter: @ArturoDammarnal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada