AVISO IMPORTANTE

¡BIENVENIDOS AL NUEVO PORTAL GUILLERMOBARBA.COM!

Estimados lectores de Inteligencia Financiera Global: Este blog se ha mudado definitivamente al nuevo portal de GuillermoBarba.com . Agr...

jueves, 25 de junio de 2015

LO PEOR DE TRES MUNDOS (IV de V)

PESOS Y CONTRAPESOS
ARTURO DAMM ARNAL


El primer elemento de nuestro sistema monetario es el dinero fiduciario, sin respaldo de ningún tipo, sin ningún valor intrínseco. El segundo es la producción y oferta monopólica y estatal de ese dinero fiduciario. El tercero es la imposición legal (por la fuerza) del mismo como único dinero de curso legal, es decir, como único medio de cambio reconocido y aceptado como tal por la autoridad, tercer elemento de nuestro sistema monetario que, dados los dos primeros, resulta en la gran mayoría de los casos indispensable, por una razón sencilla: ¿quién en su sano juicio aceptaría, por ejemplo, como pago por su trabajo, trozos de papel o plástico sin ningún valor intrínseco (los billetes impresos por el banco central), o trozos de metal “vil”, distinto del oro o la plata, como lo son el bronce, al acero inoxidable, el aluminio (las monedas acuñadas por el banco central)?

El dinero fiduciario, sin respaldo de ningún tipo, sin valor intrínseco, precisamente por tener estas características, debe ser impuesto por la fuerza (por medio de la ley), como dinero de curso legal. Además, si ese dinero es producido monopólicamente por el banco central, para que sea también ofrecido de manera monopólica, debe ser impuesto legalmente (por la fuerza), como único dinero de curso legal, es decir, como único medio de pago reconocido y aceptado como tal por la autoridad, dinero de curso legal que viola la libertad individual para elegir, por ejemplo, el dinero con el cual deseamos, ¡por las razones que sean!, que se nos pague por nuestro trabajo.

¿Por qué aceptamos que se nos pague con dinero fiduciario, sin respaldo de ningún tipo, sin valor intrínseco? En primer lugar, porque la ley nos obliga, como vendedores de lo que sea, a aceptarlo: ese dinero es el de curso legal. No nos queda de otra. En segundo término, porque sabemos que la misma ley obliga, a quienes nos vendan lo que sea, a aceptarlo: no les queda de otra. Es el dinero de curso legal.

Continuará.

Twitter: @ArturoDammArnal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada