AVISO IMPORTANTE

¡BIENVENIDOS AL NUEVO PORTAL GUILLERMOBARBA.COM!

Estimados lectores de Inteligencia Financiera Global: Este blog se ha mudado definitivamente al nuevo portal de GuillermoBarba.com . Agr...

martes, 30 de junio de 2015

GRECIA: LAS DEUDAS MATAN

En este espacio hemos dicho que Grecia está quebrada y que juega a la desvergüenza del deudor: si acepta los términos del “rescate” y continúa pagando, el problema es de Atenas y los ciudadanos; si deja de pagar, la bomba es para los acreedores. Sin embargo, a decir verdad el tema es bastante más complicado porque todos perderán. Para cuando usted esté leyendo este artículo el gobierno que encabeza Alexis Tsipras se habrá negado a pagar al Fondo Monetario Internacional alrededor de 1.6 mil millones de dólares que tenía que liquidar hoy.

El anuncio del impago se hizo ayer, lo que ha incrementado las tensiones entre el país helénico y sus acreedores, que cada día subirán más el tono de sus exigencias. Pese a ello, la posición de fuerza la tienen los griegos. Atenas está llevando al límite la capacidad de tolerancia y paciencia de los alemanes porque sabe que si a alguien no le conviene que se resquebraje el euro, es a Alemania, el país líder.

El juego de “todos pierden”

Como sea, a estas alturas ya no hay remedio, todos saldrán perdiendo de un modo o de otro: los acreedores no verán jamás todo el dinero que les deben y los griegos tendrán que ajustarse el cinturón, recortar sus beneficios sociales, subir impuestos e imponer la austeridad. Todo lo anterior lo harán de forma voluntaria porque no les quede de otra –en caso de que los expulsaran de la moneda única, o por la fuerza agachando la cabeza y aceptando los términos impuestos desde arriba. Esto último es cada vez menos probable porque el domingo se espera que en el referéndum los votantes griegos se nieguen a aceptar dichos términos.

Después de eso, ¿con qué argumento la Troika podría pedir que hicieran a un lado la voluntad popular y aceptaran sus condiciones? Tsipras se mostró hábil y les ganó jugando sus cartas. Después del domingo tendrá una mano que nadie le podrá “matar”.

Estados Unidos tampoco quiere el “Grexit”

Así que como ya incluso Estados Unidos recomendó el domingo por medio del secretario del Tesoro, todo apunta a que de nuevo la deuda griega tendrá que ser reestructurada –o sea, perdonada en gran parte-, con el fin de evitar que salga de la eurozona. De realizarse las quitas, se habría confirmado que los griegos tenían todas las de vencer.

En realidad, se habrá ganado tiempo nada más, pues de fondo, el euro sigue siendo una divisa mal diseñada que quizá, como algunos analistas e inversores vaticinan, terminará desapareciendo de todas maneras.

El euro, ¿condenado al fracaso?

Uno de ellos, Simon Black, escribió ayer en su blog que la lección es muy clara: “un mal sistema fallará. Especialmente cuando ese sistema está construido sobre una montaña de deuda y engaño”. Tiene razón. Poco importa cuánto tiempo le tome al euro fallar. Grecia es un país pequeño y de poca importancia relativa incluso desde el punto de vista de Europa. Pero el tema es que otros como España no están en una mucho mejor situación, y su peso específico sí los convertiría  en una “bomba nuclear” para la divisa única.


Los griegos tuvieron tiempo de prepararse para esto, y los más avezados lo habrán hecho sacando todo su dinero del país, mientras la mayoría se quedó esperando sentada a que las cosas empeoraran o mejoran de milagro. Así suele ocurrir. La moraleja del cuento no puede ser otra: nunca confíe en que los políticos arreglarán algo, nunca lo hacen. No pierda tiempo y cuando vea una crisis venir muévase, protéjase sin importar que lo haga demasiado temprano. Siempre será mejor prevenir que tratar de solucionar una tragedia demasiado tarde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada